Lo más visto

Más de Opinión

Priorizar los objetivos de desarrollo más inteligentes

A lo largo de los próximos 15 años, cálculos aproximados sugieren que al menos 2.5 billones de dólares se destinarán a ayuda para el desarrollo.
Enlace copiado
Priorizar los objetivos de desarrollo más inteligentes

Priorizar los objetivos de desarrollo más inteligentes

Priorizar los objetivos de desarrollo más inteligentes

Priorizar los objetivos de desarrollo más inteligentes

Enlace copiado
A dónde irán exactamente estos fondos vendrá impuesto, en gran medida, por los 169 objetivos de desarrollo determinados por Naciones Unidas para la próxima década y media. En los próximos días, representantes de varios gobiernos se reunirán en Nueva York para discutir sobre la implementación de objetivos, y en medio de todo ello, estará presente un creciente reconocimiento del dolor de cabeza que supone tratar de alcanzar a la vez tantas y tan variadas aspiraciones bienintencionadas.

Esta situación era inevitable. La Agenda de Desarrollo Sostenible fue el resultado de un proceso dolorosamente inclusivo y mal informado en el aspecto económico, en el que los representantes de gobiernos y bloques regionales, ONG, organismos y grupos de defensa discutieron sobre cuáles eran los objetivos de desarrollo que debían contar con el sello de aprobación de la ONU.

Muchos objetivos son tan ambiciosos e idealistas que no tienen ningún sentido: en tan solo 15 años, la ONU prevé la completa erradicación de la pobreza, el VIH/sida, la malaria y la desnutrición, junto con la creación de “pleno empleo productivo y trabajo digno para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad”.

La ONU nunca ha publicado ningún estudio exhaustivo sobre la rentabilidad de sus objetivos. Evidentemente, no todos ellos son iguales. Algunos objetivos generan beneficios medioambientales, sociales y económicos mucho mayores que otros.

Los análisis económicos elaborados por 82 destacados economistas y 44 expertos en el sector para el Copenhagen Consensus Center muestran que algunos de los objetivos son apenas rentables, obteniendo poco más de un dólar en beneficios sociales por dólar gastado.

Dar prioridad a los objetivos de mayor impacto, a nivel mundial, significaría proporcionar acceso a métodos anticonceptivos a todas las mujeres, trabajar más duramente para combatir y prevenir la desnutrición infantil, y promover el libre comercio para reducir la pobreza.

Este año, el Copenhagen Consensus Center se centró en las opciones de desarrollo de Bangladesh, un país que tiene como objetivo lograr un estatus de ingresos medios y aprovechar sus recientes e impresionantes avances para luchar contra la pobreza. A lo largo de las más de 1,100 páginas de la nueva investigación, los economistas analizaron 76 políticas diferentes.

El análisis de esta investigación, realizada por un grupo de eminentes economistas de Bangladesh, expertos en desarrollo y el premio Nobel Finn Kydland revela que algunas de las prioridades son las mismas que se necesitan a nivel mundial.

Una de ellas es la erradicación de la tuberculosis. Esta es una enfermedad “oculta”. Más de dos mil millones de personas en el planeta son portadores de la bacteria que la causa, y alrededor de 1.5 millones de personas mueren cada año por tuberculosis. El tratamiento es barato y, en la mayoría de los casos, muy eficaz. A nivel mundial y en Bangladesh, la tuberculosis merece ocupar un lugar de mayor prioridad dentro de la agenda de desarrollo.

Mientras los ministros de los gobiernos se reúnen en Nueva York para hablar de las dificultades de implementación, seguimiento y evaluación de los 169 objetivos, es poco probable que reconozcan que ha sido su propio proceso el que les ha llevado a esta situación.

Pero harían bien en recordar que en tiempos de presupuestos limitados, los contribuyentes exigen que se consiga lo máximo posible de cada centavo. Un enfoque más preciso podría generar decenas de miles de millones de dólares de valor adicional en beneficios sociales, medioambientales y económicos para el mundo entero.

Lee también

Comentarios