Progreso social para El Salvador

Enlace copiado
Progreso social para El Salvador

Progreso social para El Salvador

Progreso social para El Salvador

Progreso social para El Salvador

Enlace copiado
Este 9 de abril se publicó mundialmente la tercera edición del Índice de Progreso Social (IPS), que incluye a 133 países y donde El Salvador aparece por segunda vez. Comparado con 2014, nuestro país desciende de la posición 63 a la 68. Antes de juzgar si esto refleja el deterioro de nuestra sociedad, consideremos qué nos dice este índice.

Progreso social es definido en esta iniciativa como la capacidad de una sociedad de satisfacer las necesidades básicas, de proporcionar herramientas para el crecimiento y de permitir que las personas alcancen su máximo potencial. Para medir esto, se construye un índice que tiene hoy 52 indicadores y que reflejan muchos aspectos del bienestar, desde el acceso a servicios hasta las libertades personales y cívicas. Obviamente, hay muchos aspectos que quedan fuera, por falta de datos o por dificultades de medición, y por la misma razón hay países que no están incluidos en el Índice. Sin embargo, es hasta la fecha el mejor esfuerzo por crear una medida multidimensional del bienestar de la población de los países.

En El Salvador vivimos en una sociedad con grandes problemas, muchos de los cuales son recogidos por el IPS. El más grave de todos es la falta de seguridad, donde a los asesinatos y crímenes violentos se añaden la alta mortalidad por accidentes de tráfico. Es difícil pensar en progreso social sin resolver este problema.

Pero no todo se limita a seguridad: el índice señala para nuestro país graves problemas en acceso a educación secundaria y superior, en acceso a agua y saneamiento, en protección del medio ambiente, en obesidad, en acceso a internet y en matrimonio adolescente. Estas situaciones reflejan que todavía hay mucho terreno por cubrir en muchos aspectos básicos del bienestar, y que también hay patrones culturales y sociales asociados a la salud y la elección de modelos de vida que deben mejorar.

No todo es negativo. Al igual que otros países de la región, El Salvador se compara favorablemente con países de Asia y África en temas de libertades personales y civiles y en tolerancia. Estos logros, asociados a una democracia todavía imperfecta, pueden verse amenazados por las carencias en necesidades básicas, en especial en el tema de seguridad.

El mérito de mediciones como el IPS es que nos dan una comparación internacional que nos permite saber dónde hemos fallado como sociedad, dónde debemos invertir con mucha mayor energía y sabiduría.

El crecimiento económico, que no forma parte de los indicadores del IPS, no es una buena medida del logro en el bienestar. Pero sin crecimiento económico es difícil encontrar los recursos para invertir en lo que hace falta. Además de generar riqueza, necesitamos un acuerdo para un país que promueva el progreso social, que permita que todos podamos, como decía arriba, alcanzar nuestro potencial. Y tenemos que exigir al gobierno y al resto de la sociedad no seguir ignorando esto.

Tags:

  • indice
  • progreso
  • seguridad
  • educacion
  • agua

Lee también

Comentarios

Newsletter