Lo más visto

Progreso, transparencia, eficacia

<p>“Misión cumplida” es el mensaje que comenzó a escucharse unos días antes de que se diera por concluido oficialmente FOMILENIO, el jueves de la semana anterior. Era el testimonio de humildes personas que simbolizaba el cambio que han experimentado las vidas de miles de salvadoreños mediante la transformación de su entorno económico, social y físico, gracias a la cooperación del Gobierno de Estados Unidos a través de la Corporación del Reto del Milenio (MCC por sus siglas en inglés). Esta aportó en el período 2008-2012 una cifra cercana a los $462 millones para el desarrollo de la zona norte del país, recursos que difícilmente hubiera podido movilizar el país, sin obviar la incertidumbre del uso eficaz de los mismos.</p>
Enlace copiado
Progreso, transparencia, eficacia

Progreso, transparencia, eficacia

Enlace copiado
<p>Solo para mencionar algunos logros: el proyecto cubrió 94 municipios, ha favorecido a más de 600,000 familias –grosso modo el 10% de toda nuestra población–, generó 42 mil empleos entre permanentes y temporales, mientras que casi 26 mil hogares disponen ahora de energía eléctrica, más de 6,600 de agua potable, más de 30 mil jóvenes tienen mejores condiciones para educarse y 91 familias son ahora propietarias de viviendas nuevas. Queda como testigo mudo la llamada carretera Longitudinal del Norte que, con sus 223 kilómetros pavimentados, une ahora los departamentos de Santa Ana y La Unión. Con esto y mucho más, la zona beneficiada ha quedado territorialmente más integrada con el resto del país, potenciando su propio desarrollo para beneficio del país en general.</p><p>&nbsp;</p><p>Proyectos similares se han desarrollado o están en marcha en otros países distribuidos en Europa, África, Asia y América Latina, incluyendo además en nuestro hemisferio, a Honduras y Nicaragua. Para recibir ese beneficio, El Salvador debió aceptar el cumplimiento de veinte indicadores (inicialmente fueron 17), sintetizados en las siguientes categorías: Gobernabilidad, Inversión Social y Libertad Económica, tres áreas de crucial importancia para el logro de un desarrollo incluyente y la consolidación de la democracia.</p><p>&nbsp;</p><p>Por las evaluaciones realizadas periódicamente en el transcurso del desarrollo del proyecto y al concluir el mismo, se puede decir que no obstante la presencia de algunos factores imponderables que ciertas cosas pendientes, el proyecto finalizó con éxito, según el director residente de la Corporación en el país. La gestión del proyecto sin duda resultó determinante para el logro de los resultados reportados, donde la eficacia, la transparencia y el profesionalismo hicieron la diferencia, con el respaldo y apoyo –según sus administradores– de la comunidad beneficiada, de entidades gubernamentales y agentes privados.</p><p>&nbsp;</p><p>Como piedra en el camino, es preciso remarcar la crisis institucional desatada desde el llamado primer Órgano del Estado, con la vituperable actitud de cuatro partidos con sus cincuenta diputados de desobedecer las sentencias de la Sala de lo Constitucional. No se puede obviar en este sentido, la reacción que provocó en Washington esa actitud por cuanto comprometía compromisos que sirvieron de sustento para que el país fuera beneficiado con la donación. Esto puso en riesgo el proyecto, aunque estuviera en su etapa casi final. Incluso trascendió la versión del riesgo que corría el segundo compacto que ya estaba negociando el gobierno para el desarrollo de la zona costera, que puede significar un apoyo financiero importante, aunque menor que el que acaba de concluir, y tampoco sustituir con esfuerzo propio.</p><p>&nbsp;</p><p>Queda, sin embargo, el desafío de la sostenibilidad y que el gobierno cumpla con la parte inconclusa del primer proyecto, particularmente algunos tramos de la carretera y el mantenimiento de toda la red por parte del FOVIAL, para lo cual este necesitará recursos adicionales. La gobernabilidad democrática deberá asimismo fortalecerse, igual que las transparencias y la capacidad de gestión del propio gobierno. FOMILENIO, a través de la trilogía progreso, transparencia y eficacia, nos ha dejado lecciones que debemos capitalizar. En mi mente siempre estuvo la idea que esta experiencia quedará como referente para enfrentar con mayor solvencia el desafío que supone nuestro desarrollo integral.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios