Lo más visto

Proteger los datos personales en un mundo digitalizado

Enlace copiado
Javier Castro De León

Javier Castro De León

Enlace copiado

Frente a los retos que ha impuesto la modernidad y la tecnología, en un mundo cada vez más digital, en donde la información y los datos fluyen aceleradamente en grandes cantidades, se ha vuelto una necesidad que los países cuenten con marcos jurídicos robustos que protejan los datos personales. En nuestro país, el Gobierno ha anunciado que lanzará pronto la Agenda Nacional de Digitalización, lo cual es positivo, por lo que un elemento clave para la implementación de la misma es que se apruebe una adecuada Ley de Protección de Datos Personales (LPDP).

Es importante que finalmente está en la agenda de trabajo de la Asamblea Legislativa la discusión del marco jurídico que vendría a tutelar los datos personales. Si bien la LPDP debió existir en el país hace algunos años, se tiene la ventaja de la experiencia internacional, tanto sobre los mejores estándares normativos, como en la aplicación de las leyes, pudiendo extraerse lecciones sobre los aciertos y desaciertos.

Nuestra Constitución reconoce el derecho a la intimidad personal y privacidad, a partir de donde se origina el derecho a la protección de datos personales. Asimismo, la Sala de lo Constitucional en distintas sentencias también se ha referido al tema, al señalar que el derecho a la autodeterminación informativa es un derecho fundamental y que ante cualquier vulneración se puede acudir ante la Sala, por medio del proceso de amparo.

Es innegable que se necesita contar con la legislación secundaria que regule adecuadamente la protección de datos, pues si bien hay alguna normativa dispersa, es insuficiente, tal como lo han expresado expertos en la materia. Por ejemplo, tenemos alguna regulación en la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), pero es muy limitada y se refiere únicamente a los datos personales que están en los expedientes públicos. La realidad es que cuando se discutía la LAIP, siempre se pensó en que esto fuera provisional, en el entendido de que era necesario aprobar una LPDP. Asimismo, en atención a los datos que están en expedientes de naturaleza privada, hay alguna regulación en la Ley de Protección al Consumidor, entre otras normas, pero también se queda corta.

Un aspecto vital para una adecuada protección de datos personales es que se cuente con una institucionalidad fuerte, lo cual implica crear una autoridad independiente y con un alto nivel de especialización. Si bien el IAIP ha tenido alguna experiencia en la materia, lo conveniente es que se encargue solo del acceso a la información pública; además, ante los recientes hechos conocidos públicamente de que se filtraron datos personales confidenciales sin autorización a Casa Presidencial, lo cual es muy grave, confirma la necesidad de contar con una institución especializada para la protección de datos. También la idea de que sea la Defensoría de Protección al Consumidor debe ser descartada, porque su finalidad atiende las relaciones de consumo y no es especializada en datos personales.

Ojalá que fruto de un amplio consenso entre actores públicos y privados y con el apoyo de expertos, se apruebe pronto una Ley de Protección de Datos Personales, que a su vez proteja los datos personales y facilite la innovación; y que incluya una nueva institucionalidad garante, independiente y fuerte.

Tags:

  • Agenda Nacional de Digitalización
  • datos personales
  • protección
  • información pública

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines