Loading...

Lo más visto

Más de Opinión

Punto negro en el deporte blanco

Van dos años de pandemia y el virus ha hecho poco caso a los presidentes que amenazan a otros seres humanos con el infierno.

Enlace copiado
Federico Hernández Aguilar - Escritor y columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Federico Hernández Aguilar - Escritor y columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

El serbio Novak Djokovic, de 34 años, ha causado enorme revuelo internacional por ejercer una pequeña libre decisión: la de no ceder a la presión del gobierno de Australia, país sede del primer Grand Slam de 2022, en el controvertido tema de las vacunas contra el SARS-Cov-2. El asunto ha escalado a niveles demenciales y la mayoría de medios de comunicación ha arremetido contra el tenista número 1 del mundo calificándole de "antivacuna", "negacionista" y "NoVax" (no vacuna) Djokovic.

Tras el fallo de un panel de jueces, el jugador salió obligadamente de Australia y quedó fuera de un torneo que ha ganado nueve veces, señalado además de "ser un peligro para el orden público". Con esta decisión, Djokovic no solo vio esfumarse la posibilidad de agenciarse el récord histórico de 21 trofeos grandes —hazaña que le habría ubicado por encima de sus colegas Roger Federer y Rafael Nadal—, sino que allanó el camino para que otros radicalismos actúen en su contra. Ya el presidente francés, Emmanuel Macron, ha amenazado con "hacerles la vida un infierno" a quienes no se vacunen, lo que desde ya vetaría a Novak de otro Grand Slam, el que anualmente se celebra en París. Y así hasta forzarlo a vacunarse.

Pero, ¿dónde quedan la dignidad y la libertad humanas en todo este embrollo? Analicemos bien el argumento principal del gobierno australiano: un gran deportista no vacunado es ipso facto "un riesgo para el orden público", en atención al mal ejemplo que da a la sociedad en general. En otras palabras, aparte de la negativa a concebir la decisión de no inyectarse como un ejercicio de su libertad individual, lo de Djokovic ha sido calificado sin paliativos como una invitación al desorden.

Esto es más grave de lo que parece. El mejor tenista del planeta es víctima de una forma estrecha de entender la seguridad, el orden y el peligro social. Si la vacuna en efecto garantizara el no contagio, y además hiciera imposible contagiar a otros, talvez podría defenderse mejor su imposición como un asunto de "orden público". Pero la vacuna, lamentablemente, no hace eso. Van dos años de pandemia y el virus ha hecho poco caso a los presidentes que amenazan a otros seres humanos con el infierno.

Novak, por cierto, tampoco ha negado la existencia de la crisis sanitaria ni ha pedido a nadie que le imite. Él solo se rehúsa a aceptar premisas en las que no cree. Si realmente incumplió las reglas del Open de Australia o si el gobierno federal de ese país cambió las reglas mientras el tenista viajaba hacia Melbourne, son detalles anecdóticos comparados con el debate esencial sobre las libres decisiones personales en tiempos de miedo colectivo. ¿Y qué decir del empeño de los gobiernos por convertir a quienes les contradicen en ciudadanos de segunda categoría? ¿No merecen una profunda reflexión estas situaciones anómalas?

El triste epitafio del "affaire" Djokovic lo ha puesto el filósofo español Santiago Navajas en un tuit irónico: "Solo cabe felicitar a los australianos, que se han quitado de encima la amenaza de un tipo perfectamente sano, y a los tenistas, que se han quitado de encima al número uno". Muy cierto. Talvez ganó la política y el pánico, pero el deporte blanco perdió en toda regla.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • deporte blanco
  • pandemia
  • Novak Djokovic
  • Australia
  • orden público

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines