Lo más visto

Más de Opinión

Que 2013 sea el año de la cienciay la tecnología

La evidencia empírica ha demostrado que las fuerzas que incentivan y fomentan el crecimiento económico de los países es la inversión en ciencia, tecnología e innovación.
Enlace copiado
Enlace copiado
Chile es un ejemplo, quien auspició maestrías y doctorados de una buena cantidad de profesionales en la década de los años setenta, y fueron estos quienes regresaron a su país a transformarlo en lo que ahora es, una de las mejores economías a escala latinoamericana; y en nuestra región, tenemos a nuestro vecino país Costa Rica, quien le ha apostado a la educación, y ello ha permitido una mayor inversión de la empresa privada, mayor presencia de inversión extranjera directa, que han transferido conocimiento y tecnología, creado empleo para la población activa.

Apostarle a la educación implica mejorar la calidad docente, y esto tiene implícito enseñar ciencias de una manera diferente, desde la educación inicial hasta el nivel universitario.

Es deseable dejar de lado la polarización de los políticos y ponernos de acuerdo en el país que queremos, las prioridades del sector educativo y crear condiciones para que la ciencia e innovación se desarrollen en la currícula; mejorar los indicadores de ciencia y tecnología que reporta CONACYT anualmente, en cuanto a incrementar los presupuestos de I+D de parte de las universidades, ya que actualmente constituyen solamente un 3% de los presupuestos de las actividades de ciencia y tecnología (ACT), y en los últimos años ha disminuido dicha inversión, de 15.3 millones en 2009, a 6.3 millones en 2011; se debe iniciar la acreditación de carreras; invertir más en compra de software, equipos e instrumentos para desarrollar investigación.

Además, se debe incentivar el diálogo entre las universidades y la empresa privada para que exista una mayor vinculación, desarrollar proyectos conjuntos que demanda el país; una mayor inversión en proyectos de investigación de las áreas de ciencias exactas y naturales, ciencias agrícolas e ingenierías, ya que actualmente las mayores inversiones se realizan en proyectos de las áreas de ciencias sociales.

Se debe fomentar e incentivar que más docentes universitarios obtengan un doctorado o maestría, ya que los porcentajes actuales son mínimos, 2% y 20% respectivamente, de un total de 7,489 docentes del sector universitario (2011); incentivar que más estudiantes cursen carreras de ciencias exactas, ya que solamente un 1.8% de los estudiantes matriculados en 2011 cursa dichas carreras; se debe implementar o mejorar laboratorios para que los estudiantes hagan investigación.

La empresa privada y las universidades deben desarrollar proyectos de investigación conjuntos, bajo una agenda común. ¿Cuántos proyectos de impacto han desarrollado las universidades con el sector empresarial? ¿Qué acciones hemos hecho para incentivar la demanda de carreras de ciencias exactas? Las universidades siguen graduando a más profesionales de administración de empresas, contaduría pública y ciencias jurídicas, que estudiantes de ciencias exactas e ingenierías.

Las universidades deberían desarrollar proyectos para apoyar a las pequeñas empresas a ser más competitivas y productivas, apoyar emprendimientos de jóvenes o investigadores y crear empresas tipo spin-off donde exista una vinculación de los centros de investigación y el mundo empresarial. Estos cambios son los que necesitamos se inicien a partir de 2013, para lograr ver resultados en el mediano plazo.

Conclusión: 2013 debería ser el año de la ciencia, la tecnología y la innovación; pasar de deseos a hechos se requiere voluntad de los líderes de nuestro país, una sincronía entre universidades, empresa privada y Estado, para superar la deuda que tenemos como país desde hace muchas décadas.

Tags:

  • maestrias y doctorados
  • mayor inversion
  • educacion inicial

Lee también

Comentarios