Lo más visto

Más de Opinión

Que el desarrollo llegue por igual a todo El Salvador

Enlace copiado
Joaquín Rivas Boschma - Consultor

Joaquín Rivas Boschma - Consultor

Enlace copiado

¿Por qué algunos países son más desarrollados que otros? Max Weber dijo que era debido a las diferencias religiosas o culturales. Otros han afirmado que es la falta de recursos naturales o conocimientos técnicos. James Robinson recientemente ha dicho que la respuesta es: Instituciones; entendiendo por ello al conjunto de reglas que crean las sociedades y que influyen en los incentivos y oportunidades de ellas mismas.

Los países desarrollados poseen instituciones que funcionan, como parlamentos o tribunales honestos y reglas que rigen los derechos de propiedad y fomentan la competencia empresarial, siendo dichas reglas, justas, predecibles y se aplican a todos “por igual”.  
La pandemia está ampliando las divisiones sociales y económicas, aumentando la pobreza y extrema pobreza, drásticamente. Dicha desigualdad perjudica sobre todo a las comunidades más pobres, más que al resto de sectores.

Nuestro país está a la puerta del reto de lograr superar la crisis socioeconómica, decidiendo mantener las instituciones o elegir derribarlas. Está en juego lograr el desarrollo del país mediante un modelo de recuperación económica, capaz de ser igualitario y con reglas que fijen el rumbo de las oportunidades. 

El índice de Desarrollo Regional ubica al país abajo del promedio, en el cual, de 182 municipios investigados, San Salvador está en el puesto 84 y La Unión ocupa la posición 179, en educación, salud, bienestar, actividad económica, instituciones, seguridad y medio ambiente. Para lograr el desarrollo de forma igualitaria para El Salvador, hay brechas por cerrar e indicadores que establecer para trabajar y esforzarse por alcanzarlo.

En cuanto a las instituciones, debemos construir sobre la base de las reglas que ya están definidas, así como cambiar y proponer nuevas reglas de cara al desarrollo, alejadas de los intereses partidario-políticos. 

Por lo tanto, como sociedad debemos de establecer, en primer lugar, las metas de desarrollo económico que deseamos alcanzar y el periodo de tiempo para lograrlas (25 a 50 años), colocar los estándares de países más desarrollados para hacer crecer el índice de alfabetismo, al igual que aumentar el nivel de matrícula escolar y universitaria, y con ello elevar la calidad docente a un nivel que se equipare con las metas de desarrollo planteadas. 
También, trazar un plan de seguridad social nacional, entendido como las acciones precisas para garantizar la libre movilidad de las personas, espacios de recreación y entretenimiento de toda índole cultural, la seguridad de las personas en su cotidianidad y la reducción sistemática de la violencia, tanto la que proviene de grupos que actúan al margen del poder, como la doméstica y sus diversas manifestaciones.

En el tema de salud, debemos retarnos a nosotros mismos por cerrar la brecha de desigualdad en cuanto al ámbito de prestar el servicio de salud a la población se refiere, partiendo de las necesidades de la población, diseñar un sistema de salud que sea capaz de atender tanto la medicina preventiva como la curativa, incluyendo reglas de carácter obligatorio, tanto para la población cómo para los que atienden los servicios de salud. 
En materia de la actividad económica es necesario definir un plan por consenso de los diferentes actores involucrados, que tenga los recursos suficientes para superar el nivel medio de desarrollo, mejorando las cifras de empleo, formalizando el subempleo, aumentando el PIB per cápita, un plan fiscal adecuado al fomento del crecimiento económico y ensanchando el tamaño del mercado, tanto a nivel nacional como mediante un mercado integrado centroamericano. Nos esperan años de arduo trabajo.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines