¿Qué esperamos en 2016?

Llenos de optimismo y aprovechando el inicio de un nuevo año, queremos listar algunas de las expectativas que como asociación tenemos para 2016.
Enlace copiado
Enlace copiado


De manera más inmediata, esperamos que el presidente de la República atienda el clamor de la sociedad civil y vete la Ley de Probidad recientemente aprobada. Eso mandaría un mensaje muy positivo puesto que no solo enmendaría la plana a la Asamblea Legislativa, sino que también demostraría que en su gestión sí existe compromiso con la rendición de cuentas y que en la Presidencia no se pretende proteger a nadie que haya utilizado ilícitamente fondos públicos.

Siempre de manera inmediata, esperamos que la Asamblea proceda a cumplir con su mandato constitucional y elija ya al fiscal general de la República. Obviamente reiteramos nuestro llamado para que la Asamblea designe a un fiscal general independiente, con la solvencia técnica y ética para defender los intereses del Estado y de la sociedad, así como los derechos de los ciudadanos.

Igual ocurre con la elección de los consejales del Consejo Nacional de la Judicatura. Hasta hoy la Asamblea se ha limitado a realizar un proceso de entrevistas que no han llevado a nada y que solamente han servido para encubrir lo que siempre pedimos que no se haga: el reparto de cuotas en los partidos políticos. Esperamos que al solo reincorporarse a sus funciones, la Asamblea proceda a elegir a profesionales independientes que no respondan a las estructuras partidarias y que desempeñen sus cargos con total probidad.

En 2016 confiamos que en la Asamblea se estudiarán a fondo las propuestas de ley, que tendremos normas que respetan la Constitución, que se observará el proceso de formación de ley, que se tendrán elementales criterios de oportunidad y que se dará respuesta a las necesidades de reformas legislativas en lugar de estar creando comisiones sin sentido, eligiendo festividades para todos los días del año o reconociendo personajes con escaso mérito.

Esperamos que todos aquellos funcionarios a quienes se les compruebe que han distraído fondos públicos, en este nuevo año paguen las consecuencias de sus actuaciones, así se trate de expresidentes de la República, diputados, jueces o cualquier otro. No debe existir absolutamente ninguna tolerancia con la corrupción.

Deseamos que el presidente de la República reconduzca por completo los esfuerzos en materia de seguridad; si eso pasa por recomponer el Ministerio de Seguridad y Justicia, queremos que se haga.

Necesitamos instituciones sólidas, especialmente aquellas que ejercen labores de contraloría. Nuestro país necesita tener una Fiscalía General moderna y eficiente, un Instituto de Acceso la Información Pública que mantenga una misma línea de actuación en pro de la transparencia, una Corte de Cuentas que supervise con profesionalismo y un Tribunal de Ética Gubernamental que comience a hacer algo.

Esperamos un 2016 en que podamos comenzar a ver resultados concretos con la tan ansiada depuración judicial. Una democracia no puede funcionar cuando en el Órgano Judicial son muchos los jueces que se prestan a componendas y que fácilmente olvidan su compromiso con la impartición de justicia. En el ámbito judicial también esperamos que para este año se consoliden esas buenas señales que hemos visto en la Corte Suprema de Justicia en pleno.

Aspiramos a que este año la ciudadanía termine de despertar, que se dé cuenta de lo que ya ha conseguido con manifestarse públicamente, con exigir, con demandar y con hacer uso de las instituciones y la ley. Ojalá en 2016, la ciudadanía arrecie en su lucha por construir una sociedad más civilizada, más abierta y más justa; nosotros como asociación que vela por el imperio del derecho, haremos lo propio.

Finalmente, anhelamos que todos los buenos salvadoreños puedan cumplir con sus metas y proyectos personales, familiares y profesionales. ¡Que tengan todos un feliz 2016!

Tags:

  • probidad
  • propositos
  • judicial
  • 2016

Lee también

Comentarios

Newsletter