Loading...

Qué esperar de la COP 26

Para evitar una catástrofe climática más severa de lo que ya estamos viviendo, los países, en particular los países desarrollados y los principales emisores de gases, se encuentran bajo presión para fortalecer sus promesas del Acuerdo de París conocidas como "contribuciones determinadas a nivel nacional" (NDC).

Enlace copiado
Juan Marco Álvarez - Experto en sostenibilidad y medio ambiente

Juan Marco Álvarez - Experto en sostenibilidad y medio ambiente

Enlace copiado

La COP 26, o sea la 26ª Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de la ONU, se llevará a cabo del 31 de octubre al 12 de noviembre próximo en la ciudad de Glasgow, Reino Unido. La reunión convoca a líderes mundiales para discutir lo que se requiere para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y mantener el calentamiento global dentro de límites seguros. Y eso significa que los gobiernos del planeta se han comprometido a limitar el aumento de la temperatura global promedio muy por debajo de 2 °C, idealmente en 1.5 °C para el año 2100 como máximo.

Un objetivo clave de la COP 26 es asegurar cero emisiones netas a nivel mundial para el año 2050. Sabemos, por la última evaluación realizada por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que se requiere comenzar desde ya a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para mantener el objetivo global de limitar el aumento en 1.5 °C. Sin embargo, y a pesar de la recesión temporal del año pasado provocada por la pandemia del covid-19, las emisiones siguen aumentando y las promesas actuales de los gobiernos en virtud del Acuerdo de París están muy por debajo de lo requerido. La realidad es que estamos en camino hacia un aumento de 2.7 °C para finales del siglo.

Para evitar una catástrofe climática más severa de lo que ya estamos viviendo, los países, en particular los países desarrollados y los principales emisores de gases, se encuentran bajo presión para fortalecer sus promesas del Acuerdo de París conocidas como "contribuciones determinadas a nivel nacional" (NDC). Ya hemos visto importantes promesas nuevas en 2021 por parte del Gobierno de Estados Unidos, de reducir a la mitad sus emisiones a 2030, y del Reino Unido (anfitrión de la COP 26) de reducir sus emisiones a 2030 en un 68 % con respecto a los niveles de 1990, y un 78 % a 2035.

Por otro lado, China, que es el país que genera más emisiones, le está apostando a cero emisiones netas para 2060. El presidente Xi Jingping prometió en la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre pasado que su país pondrá fin a todo el financiamiento de las centrales eléctricas de carbón en el extranjero y redirigirá el apoyo a energías verdes y bajas en carbono. Y eso es un tremendo compromiso.

Para los países en vías desarrollo que asisten a la COP 26, incluyendo El Salvador, una cuestión decisiva será si los países ricos cumplirán sus promesas de disponer de más recursos financieros para la mitigación y la adaptación al cambio climático. En las negociaciones del Acuerdo de París en 2015, los países desarrollados formalizaron un compromiso de movilizar al menos $100 mil millones en financiamiento climático por año para 2020, pero esto no se ha cumplido. Sin embargo, ahora hay algunas señales positivas, como el anuncio reciente de Estados Unidos de que aumentará su financiamiento climático internacional a $11.4 mil millones por año para 2024. En Glasgow, los países buscarán negociar un nuevo objetivo financiero de lograr un piso de $100 mil millones por año a partir de 2025. Este dinero es necesario para apoyar la reducción de emisiones en los países en desarrollo, pero también, lo que es más crítico para la mayoría de los países más vulnerables como nosotros, para ayudar a impulsar medidas para la adaptación y protección contra los impactos climáticos más severos.

Otro elemento clave que será abordado en la COP 26 es resolver el artículo 6 del Acuerdo de París, y que determina el funcionamiento del mercado regulado de carbono, incluyendo el tema polémico de la compensación por emisiones conocida como "carbon offsets". Los países industrializados y las grandes empresas emisoras argumentan que aterrizar estas reglas es esencial para reducir los costos de la transición hacia una economía baja en carbono, y que de otra manera no se podría llegar a cero emisiones netas. Asimismo, el debate sobre la definición de metodologías de calibración de reducción de emisiones también será un elemento destacado de la Conferencia.

Con tantos temas importantes en la agenda de la COP 26, es difícil prever un resultado exitoso de las negociaciones. La pandemia de covid-19 agrega un elemento "comodín" adicional. Y es que la pandemia ya ha provocado el retraso de la reunión en sí, ya que se suponía que esta tendría lugar en 2020. Y las continuas restricciones de viaje, los requisitos de cuarentena y la cobertura desigual de vacunación en el mundo significan que muchos delegados de los países más vulnerables tendrán menos oportunidad de participar, incluso que no puedan asistir a la reunión misma. Lo que sí debemos tener claro es que la falta de resultados concretos en la COP 26 afectará nuestro futuro, el futuro de nuestros hijos y en particular el de las generaciones venideras.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • COP 26
  • Acuerdo de París
  • emisiones
  • cambio climático
  • carbono
  • covid-19

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines