Lo más visto

Más de Opinión

¿Qué forma tendrá la recuperación del país?

Enlace copiado
Joaquín Rivas Boschma - Consultor especializado

Joaquín Rivas Boschma - Consultor especializado

Enlace copiado

¿Tendrá la forma de una V o de una W o de una raíz cuadrada?  Hay personas que están mirando hacia atrás, pensando en el trabajo y el mundo que han dejado, otras se dan cuenta de que el mundo que conocían no va a volver jamás, y piensan en lo bueno y lo malo, que traerá el futuro.

Para otras, la vida y el trabajo de antes comienza a desvanecerse y miran hacia el futuro y a creer en planes concretos. 
Antes de aventurarnos en conocer que forma tendrá la recuperación de nuestro país, diré que la crisis que afrontamos, pandemia extrema, es catalogada como uno de los eventos disruptivos más catastróficos para la humanidad, al mismo nivel que una erupción volcánica en cadena o un impacto de meteorito en la tierra. 

Para recuperarse de los daños hay que invertir decenas de trillones de dólares. Para ir dando forma a la recuperación del país, se deben tomar decisiones fundamentales, en un contexto de incertidumbre.
 Por un lado, se mantiene el contagio de la enfermedad y no se conoce con exactitud la cantidad de contagiados, de enfermos, la tasa de recuperación y la de mortalidad. 

Las vacunas van a tardar en llegar al país (probablemente comiencen a vacunarse personas a mediados del 2021), y no se tiene idea del grado de inmunidad “de rebaño” que ya se ha desarrollado. 

La información no ha sido revelada con certeza, de tal manera que estamos viviendo dentro de parámetros desconocidos en cuanto al efecto y los resultados de la crisis en materia de salud. 

Por otra parte, está la reapertura de la economía. Mucho se habló acerca del binomio salud-economía, para salir de la crisis con la mejor anticipación posible, y eso se dio en medio de una turbulencia política cargada de irreverencia, atropello a los derechos humanos, y de polarización, así como de marcar una crisis institucional entre los poderes del estado.

No sabemos si se dará lugar a una recuperación rápida del empleo y del producto interno bruto (PIB), ni tampoco predecir el comportamiento de la población en la reapertura. 

Una cosa es la decisión de abrir los negocios y otra es que las personas vayan a visitar y comprar.

Debemos tener claro que van a aumentar los contagios en la medida en que se relajen las restricciones, lo que no queda claro es la cantidad en que van a aumentar. 

Mientras avance el proceso de reapertura la responsabilidad de evitar un incremento desmedido en el contagio del virus (como le está ocurriendo a Francia en estos momentos), es única de todos los salvadoreños, sin distinción.

La forma de la recuperación depende de los sistemas de información que permitan aprender lo más rápido posible, las medidas de bioseguridad a mantener vigentes, de acuerdo con las acciones que están dando resultado en otros países, así como de abordar con absoluta franqueza y transparencia una discusión de propuestas, intersectorial, que impacten en los procesos de decisión sobre las políticas públicas, con respecto a los sectores del país que deben irse abriendo y prever cuándo dar un paso atrás.

La forma de la recuperación del país depende de plantear una propuesta única de abrir el país enfrentando de la manera más efectiva al Covid-19, justa y equitativa en todos sus ámbitos, que brinde soluciones a largo plazo, despolarizada y despojada de intereses político-partidista. 

Definamos y construyamos la forma que como país queremos que tenga la recuperación.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines