Que haga su trabajo

Quiero que haga su trabajo el Viceministerio de Transporte. Nada más solicito que cumpla con lo establecido por la ley y el Reglamento de Transporte.
Enlace copiado
Que haga su trabajo

Que haga su trabajo

Que haga su trabajo

Que haga su trabajo

Enlace copiado
El año empieza con oportunidades para lucirse. No hay que desaprovecharlas, especialmente cuando quedan no más que 13 meses de trabajo para la administración del Órgano Ejecutivo. El 2 de febrero de 2014 son las elecciones presidenciales y para entonces ya se estará en proceso de retirada.

Hay una buena oportunidad de resolver, y de una vez por todas, el eterno problema del sistema de transporte público de pasajeros. Problema que tiene más de 20 años. Ojalá que la oportunidad que tienen les inspire a resolverlo para que con propiedad y orgullo puedan afirmar “por primera vez en la historia reciente del país la gente tendrá un sistema de transporte público decente, seguro y competitivo. Nunca antes se hizo. Hoy por primera vez. Y este es un verdadero cambio”.

Quisiéramos escuchar esto por todos los medios de comunicación masivos, en la conferencia semanal del presidente y también en las vallas publicitarias. Y queremos escucharlo porque el año recién pasado se caracterizó por amenazas de los privilegiados con la concesión y por amenazas de parte de las autoridades. Unos amenazaron con el incremento al transporte. Los otros amenazaron con la aplicación de la ley. Ambos suscribieron acuerdos y compromisos. Pero ninguno ha cumplido.

Peor aún. Los privilegiados empresarios que monopolizan la concesión del servicio de transporte público no le dan mantenimiento a las unidades porque tienen la justificación eterna del mal negocio. No les alcanza, dicen, ni para el cambio de aceite, mucho menos para la revisión del sistema eléctrico, el mantenimiento de las butacas o la pintura. Casi nos dicen que están en el negocio porque “le hacen un favor” al usuario y al Gobierno.

Peor aún. El negocio que monopolizan estos privilegiados empresarios está tan mal que no han podido cambiar sus vehículos todoterreno por el modelo del año Insisten en incrementar el pasaje. Ya lo incrementaron. Y ahora, como siempre, amenazan con el paro generalizado.

Peor aún. Otra vez la misma historia. El que debe padecer el costo de la irresponsabilidad de los privilegiados empresarios con la concesión del servicio son los mismos. El que debe padecer el costo de la irresponsabilidad de las autoridades son los mismos. Y los mismos son la gente que a diario se moviliza en el sistema público de transporte público de pasajeros concesionado a un selecto, privilegiado y poco transparente grupo de empresarios.

Quiero que haga su trabajo el Viceministerio de Transporte. Nada más solicito que cumpla con lo establecido por la ley y el Reglamento de Transporte. Nada más solicito que cumpla con el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo en el que están claramente definidas las ocho razones que justifican la contratación de servidores públicos, la contratación de consultores, la contratación de estudios, la asignación del presupuesto y los préstamos internacionales.

Ocho tareas tiene el Viceministro de Transporte. No todos las conocemos pero el deterioro del sistema de transporte público de pasajeros obliga a mantenerlas en mente para exigir que se cumpla con la tarea. Al viceministerio le compete: (1) Planificar, analizar, coordinar y ejecutar la política del Estado en materia de transporte terrestre; y regular y aprobar sus tarifas. (2) Fomentar la creación de organismos o empresas que desarrollen los sistemas de transporte, tomando en cuenta la oferta y la demanda de usuarios. (3) Determinar, previo estudio y de acuerdo con los planes establecidos, las necesidades reales y las prioridades para el transporte terrestre, aéreo y marítimo para hacer las recomendaciones de importación o producción de equipos que garanticen la oportuna reposición del parque vehicular en las tres modalidades de transporte.

Al viceministerio también le compete: (4) Otorgar y cancelar autorizaciones para utilizar las redes de transporte. (5) Otorgar y cancelar autorizaciones para funcionamiento de las empresas de transporte en sus diversas modalidades. (6) Establecer y controlar terminales de transporte, puertos, aeropuertos. (7) Garantizar la eficiencia y seguridad en el servicio de transporte terrestre, aéreo y marítimo. (8) Calificar la concurrencia de los requisitos exigidos para el goce de los beneficios que el Estado otorga a los particulares que presten el servicio de transporte colectivo de pasajeros en los casos que procede. Esto último se refiere a los millonarios subsidios que todos pagamos a cambio de nada.

¡Lúzcase, señor viceministro!

Tags:

  • Viceministro de Transporte
  • empresarios

Lee también

Comentarios

Newsletter