¿Qué nos depara el año 2016?

El inicio de un nuevo año genera buenas expectativas para cualquier nación, con un optimismo impulsor
Enlace copiado
¿Qué nos depara el año 2016?

¿Qué nos depara el año 2016?

¿Qué nos depara el año 2016?

¿Qué nos depara el año 2016?

Enlace copiado
El inicio de un nuevo año genera buenas expectativas para cualquier nación, con un optimismo impulsor, pero analistas y escépticos nuestros mantienen la creencia de que lo venidero será un calcado o un facsímil del ciclo que fenece, de mantenerse el anclaje ideológico del Gobierno de turno, que frena la confianza inversora, tanto del empresariado nacional como foráneo. Además se espera que no reincida en el incumplimiento de la austeridad.

Consideramos, al redactar este artículo, enfocar varios asuntos negativos y, también positivos, del acontecer nacional.

Aspectos rescatables fueron –es de justicia exponerlos– los avances en materia vial, la creación de la Dirección General de Medicamentos, el trabajo poco estimado de Medicina Forense, la dinámica promotora del Ministerio de Turismo, el funcionamiento de los Juzgados Ambientales, con mayor control de los proyectos urbanísticos, especialmente en zonas del volcán de San Salvador y la cordillera del Bálsamo. Gradualmente, en las faldas volcaneñas, las construcciones escalan, olvidando el peligro de su ciclo eruptivo; como en Nicaragua, el Momotombo rompió su calma centenaria.

Merece nota especial el trabajo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, sentando precedentes. Enorme responsabilidad tiene con tantas demandas, como la de inconstitucionalidad contra la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz, admitida en septiembre de 2013. ¿Estarán conscientes los impugnadores de las consecuencias que generará remover el pasado y si el efecto será para los dos bandos, tratados con similar rasero? Hay muchos victimarios confesos. También la Sala se enfrentará con peticiones de invalidar el aborto y restringir algunas libertades.

Referente a saldos negativos, en los cuales resaltan la delincuencia y la crisis económica, la lista es extensa, atenuada por la levadura publicitaria.

En lo diplomático, existió una conducta satisfactoria, salvo el exabrupto cometido con el embajador alemán tildándolo de injerencista. El país germano goza de mucho respeto en la comunidad internacional; sus actuaciones son francas y bien fundamentadas, por algo su canciller, Angela Merkel, fue nombrada la persona del año por la revista Time. Asimismo su Gobierno, a través de la Cooperación Técnica Alemana (GIZ), ayuda en muchos rubros a El Salvador. Hay que recordar las acciones y epítetos insultantes que en el pasado funcionarios del actual gobierno han proferido contra EUA, sin embargo estos no muestran la misma firmeza, solo tibia reacción, en el apropiamiento de la isla Conejo.

Para concluir, exponemos las siguientes interrogantes para que al fin encuentren la verdad. Consideramos que deben revisarse las incorrecciones señaladas en la creación del ALBA y el SITRAMSS. Competitividad y equidad exigen y merecen los sectores afines y afectados. Muchos se preguntan, respecto al nuevo transporte, ¿por qué se quiere obligar un sistema electrónico de pago?, ¿y el derecho ciudadano de escoger? Otra inquietud que merece respuesta es ¿dónde están los colones retirados, después del cambio monetario de 2001? En ese momento circulaban 4,600 millones, descartados los billetes deteriorados, los conservados por coleccionistas o guardados como recuerdo, reemplazados por los dólares. ¿Qué cantidad de la antigua moneda se guarda en las bóvedas del Banco Central? Finalmente, sugerimos que se produzca una reforma al deporte –en especial el fútbol–, con un marco normativo que comprenda mayor participación privada. Clubes con obligaciones tributarias y de seguridad social. La corrupción que mina sus bases exige cambios sustanciales de inmediato.

Tags:

  • alba
  • sitramss
  • direccion de medicamentos
  • inversion

Lee también

Comentarios

Newsletter