¿Qué queremos los salvadoreños?

En pleno siglo XXI, los salvadoreños queremos vivir. Vivir en el país que merecemos. Queremos: A) Disponer de total bienestar bio-psico-social.
Enlace copiado
¿Qué queremos los salvadoreños?

¿Qué queremos los salvadoreños?

¿Qué queremos los salvadoreños?

¿Qué queremos los salvadoreños?

Enlace copiado
Salud Física: la población no la encuentra en el aspecto primario o de prevención, lo que genera que haya mayor demanda del aspecto secundario o de la medicina curativa; el 80 % de esta es por fracaso de la prevención. Si los planes de medicina preventiva no se usaran con fines propagandísticos; si hubiera acceso oportuno y eficiente a los servicios de salud que además debieran estar equipados adecuadamente con personal, medicamentos y equipos auxiliares para cuando falla la prevención... En El Salvador, para decir que el “sistema de salud” es eficaz se muestran las cifras de consultas atendidas, medicamentos prescritos, camas de hospital utilizadas, etcétera; la gran mayoría de tales elementos son medidas que muestran un evidente fracaso sanitario.

Salud Mental: si pudiésemos transitar libremente por las calles citadinas a cualquier hora sin temer ser asaltado o asesinado a cada paso; si pudiésemos circular por las calles y autopistas sin el temor de ser arrollado por un enfermo mental bajo la influencia del alcohol o las drogas de cualquier tipo o simplemente por un energúmeno manejando (no conduciendo) un transporte particular o público de pasajeros o que se nos confunda con un indigente o lo sea verdaderamente y que no se “aparta al paso de su majestad” el conductor...

Salud Social: cuando el territorio nacional sea de los salvadoreños sin divisiones arbitrarias; cuando no haya calles que dividan territorios, cuando haya autoridades “de verdad”, que cumplan y hagan cumplir las leyes –todas, sin excepción–; cuando todos los salvadoreños tengamos medios de vida lícitos y que satisfagan las necesidades de techo, alimentación, educación y salud; cuando no haya necesidad de huelgas o manifestaciones para exigir los derechos; cuando los funcionarios sean los más cumplidores de las leyes y de la Constitución de la República...

B) Disponer de un sistema político que como mínimo tenga un Plan de Nación consensuado, en el que el rumbo y el futuro del país primen sobre los intereses partidarios y personales; en el que las decisiones de gobierno tengan como fin último el bien de las mayorías; en el que se enjuicie y castigue severamente al funcionario –del partido que sea– por el uso de los fondos públicos para enriquecerse; cuando la ciudadanía vea que los que cometen delitos son llevados prontamente ante la justicia aunque sean funcionarios, sus empleados o sus parientes (hermanos, hijos o nietos), amigos o allegados. Sí, los salvadoreños merecemos vivir así.

Resumiendo, solo deseamos 2 cosas: salud y políticos que sean verdaderamente honestos; estadistas y no populistas; racionales y no fanáticos; maduros (la palabra asusta a muchos) para que sean capaces de rectificar, aceptar que algo se ha estado haciendo mal y tener la decencia para dar los virajes que la nación amerita. Su lugar en la historia aún no tiene calificativo. Háganlo honroso, por ustedes y el país.

Tags:

  • bienestar
  • salud
  • salud mental
  • drogas
  • alcohol

Lee también

Comentarios

Newsletter