Lo más visto

Más de Opinión

Que vuelva a su origen

Enlace copiado
Sandra de Barraza

Sandra de Barraza

Enlace copiado

En el año 2016, El Salvador obtuvo un puntaje de 2.66 en el Índice de Desempeño Logístico (competitividad y calidad de los servicios logísticos). En el año 2018, el país bajó su puntaje a 2.5. Pasó del puesto 83 al 101 entre las 163 economías evaluadas. El puntaje máximo es 5 puntos y vamos para abajo. Con esto, el país enfrenta obstáculos y dificultades para insertarse en el comercio mundial. No estamos bien. Las calles y carreteras no están bien, las aduanas siguen complicadas y en las fronteras continúa la cultura del "papelito".

Las calles y carreteras no tienen las condiciones para un rodaje fluido y seguro, las calles y carreteras carecen de mantenimiento, el diseño de las calles y carreteras no corresponde al peso vehicular que transita por ellas, y los estudios ¿existen y se utilizan? Las aduanas son burocráticas, lentas y costosas. Dicen que van a cambiar, pero la mercadería no llega al destino en el tiempo acordado y cuando llega hay penalidades. Los conductores de vehículos particulares tienen el riesgo permanente de quedarse sin llanta y sin rin, enfrentan costos fuera del presupuesto por daños provocados por hoyos, baches, señalización inapropiada y más. La vida útil del vehículo disminuye.

A febrero de 2020, el Viceministerio de Transporte registra un padrón de 1 millón 298 mil vehículos inscritos. El 66 % son vehículos particulares y el 27 % son motos. Así, el 92 % del parque está ubicado en estas dos categorías. ¿Dónde están? El 68 % del parque vehicular está registrado en 4 departamentos: San Salvador (38 %), La Libertad (14 %), Sta. Ana (8 %) y San Miguel (8 %). Cada año, según las autoridades, el parque se incrementa en al menos 100,000 vehículos, crece entre el 8 % y 10 %. Siempre crece porque todos aspiran a tener un medio de movilidad particular y todos utilizan combustible.

Dentro de los considerandos para decretar el Fondo de Conservación Vial (FOVIAL) están el reconocimiento de que el estado de la red vial es determinante en el desarrollo económico y social del país; que el buen estado de la red vial representa beneficios en términos de ahorro en combustible, repuestos, reparaciones, tiempo, accidentes; que el buen estado de la red constituye un factor determinante en la productividad y competitividad de toda actividad económica.

Con excepción del transporte para la pesca y el aéreo, todos los propietarios de vehículos automotores contribuimos con el financiamiento del FOVIAL desde que se aprobó el decreto de ley en noviembre de 2000. Por cada galón de combustible diésel, gasolina o mezcla que se consume, se aportan $0.20 para financiar el mantenimiento vial. El FOVIAL tiene como objetivo "la conservación de la red vial nacional prioritaria mantenible y de la red vial urbana prioritaria mantenible", dice el decreto. Estas dos redes se actualizan mediante estudios especializados.

Para conservar el buen estado y garantizar "servicio óptimo" dice la ley, la red vial debe tener mantenimiento. ¿Mantenimiento vial? La ley del FOVIAL se ocupa de definir su alcance. Con los recursos del FOVIAL debe darse mantenimiento rutinario (reparación localizada de pequeños defectos en la calzada y el pavimento), debe darse mantenimiento periódico (tratamiento y renovación de la superficie) y debe señalizarse para minimizar los accidentes. El FOVIAL, cuando fue creado, definió claramente su alcance y cobertura.

Lamentablemente hubo tentación para cambiarlo y lo cambiaron. Le adjudicaron competencias y responsabilidades que le corresponden al Ministerio de Obras Públicas (MOP) y desde entonces, nuestra contribución no alcanza para lo que mandata la ley del FOVIAL. Distorsionaron la ley y convirtieron el FOVIAL en fondo de inversión. No hay contribución que alcance, amenazando la sostenibilidad del fondo. Tan crítica la situación, que se propuso elevar la contribución de $0.20 a $0.37 por galón de combustible. No se aprobó. Y esto obligó a la aprobación de un "régimen temporal y alterno de financiamiento al fondo de conservación vial" que este año es de $48 millones (24 % del presupuesto).

La distorsión de la ley del FOVIAL es la causa de la crisis financiera para el mantenimiento de la red vial. Hay que devolver al FOVIAL su carácter y al MOP su responsabilidad.

Tags:

  • carreteras
  • vehículos
  • FOVIAL
  • financiamiento
  • mantenimiento

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines