Quedan 24 meses

Educación, salud, empleo y seguridad son los temas. No hay que perderse. Al gobierno le quedan 24 meses de trabajo en un ambiente preelectoral y electoral. Hay que concentrarse para dar resultados.
Enlace copiado
Enlace copiado
El gobierno del profesor Salvador Sánchez Cerén llegó a los 36 meses. El FMLN acumula 96 meses de gobierno. Lo que han logrado es su propia cosecha. A esta altura es imposible responsabilizar a la oposición de lo actuado. Es imposible hacerlo, porque gobernar significa administrar el poder y para esto hay que negociar y negociar con estrategia.

La negociación no es con todos. Son pocos los que deciden. Hacerlo o no hacerlo es opción política/partidaria. Las consecuencias son de la opción partidaria. Durante los 96 meses de gobierno del FMLN se ha visto voluntad de diálogo con cualquiera, pero incapacidad de negociación con los que se tiene que negociar. Los ejemplos abundan y afectan nuestra frágil democracia.

¿Cuál es el principal reconocimiento al gobierno? La dotación de uniformes y útiles escolares porque impacta el presupuesto familiar. A inicio de enero, la gente se quitó la angustia de tener que “juntar” para comprarle a los hijos lo necesario para ingresar a la escuela. Y esto, la gente lo ve, la gente lo siente, la gente lo agradece.

La política de dotación de uniformes y útiles escolares es generalizada. La agradecen los que no tienen y los que tienen. Esto no ha cambiado la calidad de la educación. La gente aún no siente el impacto de la millonaria inversión del Ministerio de Educación en la capacitación a docentes en áreas especializadas. Los participantes pueden valorar y emitir opinión sobre la aplicabilidad y la utilidad, presente y futura, del esfuerzo sabatino, pero el número de participantes es reducido y la valoración es restringida.

Falta tiempo para que en el sistema educativo se haga sentir la inversión en la formación de recursos humanos. Y se corre el riesgo de no sentirla si paralelamente no se hacen reformas en la administración del contrato docente. El control del tiempo efectivo de enseñanza y los logros en el proceso de aprendizaje son fundamentales para enjuiciar la rentabilidad de la inversión en capacitación. Esto exige cambios radicales en el sistema de contratación, remuneración y evaluación docente.

El esfuerzo asistencialista en educación tiene un contrapeso en el área de salud. Indudablemente se hacen esfuerzos en educación para la salud, en atención a mujeres embarazadas, en el control de niños, en nutrición y otros. Pero esto queda opacado con la demanda insatisfecha de medicamentos para las personas privadas por enfermedades crónicas o coyunturales. El desabastecimiento, aunque trata de minimizarse, crea opinión poco favorable en el usuario y en los medios de comunicación.

Hay otras áreas que han sido atendidas por el gobierno. Se ha dado prioridad a la micro, pequeña y mediana empresa. Hay iniciativas financieras y no financieras para asistirlas que tienen poca difusión porque la Secretaría de Comunicaciones parece más ocupada en temas partidarios que en los de política pública. ¿Se han generado empleos de calidad? La gente resiente la falta de oportunidades de empleo, especialmente en la población joven que registra una tasa elevada de desocupación. Y como dicen los padres “se hace tanto sacrificio para que terminen y no encuentran empleo”. Esto es frustrante.

Generar empleo exige inversión. Y las inversiones registradas no son suficientes para incorporar al mercado laboral 60,000 personas anuales. Los tratados comerciales, la marca país, los foros internacionales, los incentivos y más, son trabajo perdido si no se traduce en efectivas oportunidades de ocupación.

Y para que los esfuerzos burocráticos estimulen el empleo de calidad, hay que tratar con la iniciativa privada, esa iniciativa empresarial abundante y variada que tiene el país. Y tratarla significa no limitarse a iniciativas informales para el autoempleo que son convenientes pero irrelevantes para darle otro rumbo a la capacidad productiva del país.

En seguridad se ha puesto más y más dinero y la gente siente que no se recupera la libertad de movilidad, la libertad de producción, la libertad de residencia. Han bajado los homicidios, pero esto no cubre el alcance de los artículos 1 y 2 de la Constitución de la República. Las medidas extraordinarias se convirtieron en ordinarias y es poca la diferencia en el nivel de satisfacción de la gente.

Educación, salud, empleo y seguridad son los temas. No hay que perderse. Al gobierno le quedan 24 meses de trabajo en un ambiente preelectoral y electoral. Hay que concentrarse para dar resultados.
 

Tags:

  • FMLN
  • Gobierno
  • dialogo
  • Sanchez Ceren
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter