Quién debe evitar el delito

Supuestamente toda persona desde 12 años conoce el significado de la palabra “delito”, pero la mayoría desconoce el origen del porqué se comete y menos cómo evitarlo, nos atrevemos a decirlo porque son pocos los que hablan de las formas para impedirlo
Enlace copiado
Quién debe evitar el delito

Quién debe evitar el delito

Quién debe evitar el delito

Quién debe evitar el delito

Enlace copiado
Supuestamente toda persona desde 12 años conoce el significado de la palabra “delito”, pero la mayoría desconoce el origen del porqué se comete y menos cómo evitarlo, nos atrevemos a decirlo porque son pocos los que hablan de las formas para impedirlo, así como se ignora lo que las autoridades están programando para combatirlo de raíz, pues no se trata solo de encarcelar o castigar a quien lo comete, muchos salen de prisión y continúan delinquiendo con mayor especialización.

Si aceptáramos que en el país tuviese éxito el llamado “plan seguro”, en un par de años se necesitaría construir más de 25 grandes penales con capacidad para tres mil o más reos cada uno, recordemos que aún están libres más de 70,000 pandilleros, sin tomar en cuenta a todos los cientos de niños y adolescentes que logran incorporar mensualmente a sus estructuras, ofreciéndoles grandes cantidades de dinero y apoyo, muchos que no lo tienen de sus propios padres por diferentes razones, como el abandono injustificado, la migración o porque solo tienen madre que trabaja fuera de su casa hasta más de 12 horas del día para obtener el sustento de sus hijos.

Si el delito es cometer un acto prohibido o penado por las leyes en virtud de que perjudica a terceras personas o entidades físicamente o en su integridad sin justificación, causando la muerte, difundiendo falsedades dañinas a su honor, extorsionando, robándole, estafando, chantajeando, secuestrando, dar falso testimonio, etcétera, todo ello significa irrespeto a Dios y al prójimo, que es de donde emana el delito en todo el mundo, en especial el mandato divino de no matarás, no robarás, no fornicar, no mentir y más, provienen del irrespeto, la indisciplina, la inmoralidad y principios espirituales, son los aspectos básicos que distinguen la personalidad de cualquier ciudadano, pero que se van formando desde la niñez con el ejemplo y orientación de sus padres y profesores de la enseñanza a todo nivel.

El Ministerio de Educación ha manifestado que ha encontrado resistencia de algunas personas con la aplicación del decreto que ordena la enseñanza de los principios bíblicos, alegando libertad de religión, lo que en realidad no es así, pues se trata únicamente de enseñar lo que comulgan todas las religiones existentes, amar a Dios y respetar sus mandamientos, que son exigidos en todas las naciones por medio de sus leyes, es cuestión de estudiar o analizar la forma de aplicar el decreto sin tocar las reglas que imponen las religiones a sus feligreses.

Óptimo sería adicionar a las materias básicas y técnicas los principios morales, civismo y normas de conducta personal y colectivas, que es muy importante para solicitar, perdurar y mejorar posiciones dentro de una empresa u oficinas, lo más importante, dispondríamos de ciudadanos educados y recurso humano calificado y debidamente formado integralmente, lo que permitiría fomentar las inversiones en industrias de alta tecnologías, como los casos de Costa Rica en Centroamérica y Holanda que está cerrando cárceles porque la delincuencia casi es nula, ¿cuál cree el lector que sea la causa?

De acuerdo con lo expresado cabe preguntarse además, a quién le conviene más educar y capacitar a los futuros ciudadanos, a los padres de familia o al Estado, para lo que es necesario analizar qué porcentaje de las familias están en abandono de padre o madres solteras que no disponen de tiempo para atender a sus hijos, ¿quién los controla durante 12 o más horas al día?, ¿cuál es el ambiente donde viven, hacinados y en promiscuidad? Considero que todas las respuestas serán similares.

Tags:

  • delito
  • castigo
  • penales
  • reos
  • pandilleros

Lee también

Comentarios

Newsletter