Lo más visto

Más de Opinión

¿Quién ganó en México?

A veces no está demás consultar a la Real Academia Española (RAE) para revisar qué se entiende, dentro del lenguaje que hablamos, por alguna palabra específica.
Enlace copiado
¿Quién ganó en México?

¿Quién ganó en México?

Enlace copiado
<p>[email protected]</p><p><br /></p><p>Un vocablo puede ser utilizado de diferentes formas: raro es que una palabra tenga una única acepción. ¿Qué entendemos por “ganar”? Es lo que me pregunto antes de preguntarme quién ganó. ¿Se podrá haber ganado de manera diferente, con perdedores y ganadores diferentes?</p><p>&nbsp;</p><p>La RAE nos da al menos 10 acepciones, de una palabra que dice “quizᔠprovenga de varios vocablos ajenos al español. Puede ser del gótico “ganan”, codiciar, explica el diccionario, influenciado por el germanismo. “waidanjan”, cosechar; o bien del nórdico “gana”, que es desear con avidez o del noruego gana, mirar con ansia.</p><p>&nbsp;</p><p>Oficialmente Enrique Peña Nieto, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ganó las elecciones (en la versión de ganar de “obtener lo que se disputa en un juego, batalla, oposición, pleito, etc.”). Pero si revisamos que ganar puede ser “superioridad o ventaja que se consigue del contrario, en disputa o lid”, podemos preguntarnos ¿quién era su contrario? ¿Era Andrés López Obrador del PRD o era Josefina Vázquez Mota del PAN? ¿O todo el resto de partidos? ¿O todo el que no votó por él? Si suponemos esto último, el ganar ya no parece tan claro.</p><p>&nbsp;</p><p>El PRI, antes de marzo de este año, tenía una perspectiva un poco clara y casi hegeliana del destino del siguiente sexenio. En las encuestas –tan criticadas durante la campaña, pero sobre todo después de los comicios– Peña Nieto se mantenía desde una posición inicial bastante cómoda. En el proceso, la ventaja disminuyó. Sustantivamente. Quizás haya ganado Peña Nieto, pero con poca ventaja, o con una ventaja que menguó. Con un abstencionismo históricamente bajo, pero cercano a 37 ausentes de cada 100 votantes registrados; el “ganador” se presenta con menos del 40% de los votos efectivos. Por tanto, se gobernará un país diferente al país de los 70 años anteriores en los que estuvo el PRI en el poder y al México que dejó de gobernar hace 12 años.</p><p>&nbsp;</p><p>Otras definiciones nos presentan un análisis más crítico, pues ganar parece más económico, más cercano a la palabra “ganancia” de una empresa. Así ganar puede ser “adquirir caudal o aumentarlo con cualquier género de comercio, industria o trabajo; u, obtener un jornal o sueldo en un empleo o trabajo”. Preguntas quizás incómodas, pero quizás mucho más trascendentales.</p><p>&nbsp;</p><p>Finalmente, quizás porque soy una optimista, me gustaría quedarme con las acepciones de ganar que refieren a “avanzar, acercándose a un objeto o a un rumbo determinados” y aún más en el intransitivo “mejorar, medrar, prosperar”. Como espectadora en un país que no había visto movilizarse en los cuatro años que llevo viviendo ahí, creo que el movimiento ciudadano puede ser una “ganancia” de todo este proceso electoral, aun cuando no los haya llevado a la victoria. Porque la postura de estar vigilantes, exigiendo y denunciando las irregularidades del proceso puede ser un espacio propicio (y esperanzador) de la construcción de una institucionalidad diferente.</p><p>&nbsp;</p><p>Pero quizás me equivoque. Retomo la frase de un personaje del escritor costarricense Fernando Contreras, pues se envidia al diccionario, “usar todas las palabras y no decir nada”. Lo que se quiera decir de las ganancias de este proceso electoral no dependerá de la RAE, sino del significado propio que ese país les dé.</p><p>&nbsp;

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios