Lo más visto

Más de Opinión

¿Quién les otorga el permiso?

En esta época, bastante prolongada, de escasez de oportunidades de ocupación y empleo, la gente tiene que ingeniárselas para sobrevivir. Pero... ¿quién norma y regula el uso de espacios públicos para beneficio privado?
Enlace copiado
¿Quién les otorga el permiso?

¿Quién les otorga el permiso?

¿Quién les otorga el permiso?

¿Quién les otorga el permiso?

Enlace copiado
Con mayor frecuencia se ve en las aceras de cualquier calle y avenida de los municipios del Área Metropolitana de San Salvador carretones con ventas de cualquier alimento que se antoje... desde papas fritas y hotdogs pasando por sopas, chorizos y más.

También se miran planchas de acero con ventas de pupusas y tortillas y de carne y pollo a la plancha; se ven churrasquerías con ventas de carne, pollo y chorizos asados; carretas con ventas de cocos y otros productos; canastos con ventas de frutas y verduras; ollas y cacerolas con ventas de tamales, atoles y otros productos calientes. En el paisaje hay variedad de colores, olores y sabores para satisfacer al cliente.

Con mayor frecuencia también se ven talleres de mecánica automotriz en cualquier calle y avenida. Los talleres surgen en cualquier zona, no importa si es residencial o comercial, si está o no en calle con restricción de parqueo; surgen sin importar el tamaño de la vivienda y mucho menos el tamaño del parqueo ni el ancho de la calle. Muchos talleres cubren SU necesidad de espacio en las aceras y las calles; allí, sin importar el movimiento, ubican los carros que están en reparación y los que esperan por reparación. Los vehículos en reparación tienen la prioridad. Los peatones deben caminar en la calle y los motoristas deben cuidarse de no lastimar a los trabajadores del taller que con destreza hacen su trabajo en plena calle.

También han surgido mercados ambulantes. Se han puesto de moda los pick up, no importa de qué tonelaje, en los que se vende cualquier tipo de verduras, vegetales y fruta. Unos se movilizan en diferentes colonias, otros se toman el espacio público para estacionarse a cualquier hora del día. Dejan recuerdo de su trabajo en el promontorio de basura que se acumula en las esquinas de las bocacalles.

Y ahora con la política de regalar bienes públicos, en carreteras la gente simple y sencillamente se toma los derechos de vía para construir, con ladrillo y cemento, puestos de venta de cualquier producto que tenga demanda: alimentos, productos de primera necesidad, artículos de ferretería y cualquier cosa que se les ocurra. Y ¿quién les dio permiso? O ¿quién debe darles permiso? Y ¿por qué les dan permiso?

En esta época, bastante prolongada, de escasez de oportunidades de ocupación y empleo, la gente tiene que ingeniárselas para sobrevivir. Pero... ¿quién norma y regula el uso de espacios públicos para beneficio privado? Compete a los gobiernos municipales “regular las actividades de los establecimientos comerciales, industriales, de servicios y otros similares”. Y más importante, compete a los gobiernos municipales la “regulación del uso de calles y aceras... y en este caso, debe garantizarse la LIBRE CIRCULACIÓN, sin infraestructura y otras construcciones que la obstaculicen”. (Ver Código Municipal, artículo 4).

Está claro quién tiene la responsabilidad de asegurarle a los peatones y a las personas con discapacidad libertad de movilización y circulación. Está claro quién es el responsable de normar y regular. Está claro quién debe remover a los que obstaculizan aceras, calles y avenidas. Está claro quién debe otorgar permisos de funcionamiento en lugares en los que no se limite la libre circulación.

Los gobiernos municipales deben contar con suficientes agentes en el Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) para poner orden a lo largo y ancho de todos los municipios, especialmente los del Área Metropolitana de San Salvador. ¿La media latinoamericana son 3 agentes por cada mil habitantes? Pregunto porque se necesitan muchos agentes municipales para velar por el uso apropiado y legal del espacio público. Esto significa controlar a los empresarios en la informalidad y también a los motoristas de todo tipo y tamaño de transporte. No deben quedarse parados más de un minuto esperando usuarios, dice el Reglamento de Tránsito, y tampoco quedarse en la bocacalle, pero ¿quién lo cumple? O ¿quién debe hacer que lo cumplan?

Los agentes municipales podrían tener asignada un área específica para asegurar el orden y el ornato; para asegurar que todos los establecimientos comerciales o de servicios tengan permiso de funcionamiento, que paguen sus impuestos municipales y que no obstaculicen la libre circulación peatonal ni del tráfico.

¿Costaría tanto tomar esta decisión que daría mejor calidad de vida a todos? Esta medida sería autofinanciable, con las multas se tendría suficiente.

Tags:

  • espacios publicos
  • negocios
  • libre circulación
  • desempleo
  • ordenamiento
  • ventas

Lee también

Comentarios