¿Quiénes a la Sala Constitucional?

Enlace copiado
Enlace copiado

Abogado Juzgar y abogar son concreciones espirituales. ¡Con la misma vara que midáis serás medido!

1. Después de que la Asociación de Abogados de El Salvador (FEDAES) y el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) terminen el proceso de calificación y selección de candidatos de acuerdo con las leyes, el resultado lo trasladarán a la Asamblea Legislativa para que esta elija a los más idóneos e independientes para que ocupen las sillas vacantes en la Sala. Ya suenan en el ambiente candidatos a quienes no podemos calificar porque sería desleal a los demás que no están mencionados; esperamos que algunos triunfen y todo el mundo estará contento.

Aunque quizá no es el lugar propicio, apuntemos: el diputado Parker hace poco habló de crear el Tribunal Constitucional, que deberá ser para sustituir totalmente a la Sala, en forma separada de la Corte Suprema. Ya es tiempo de hacerlo.

Algo importante: la enseñanza de la secundaria desde hace unas décadas es de 3 años y el estudio universitario para la Abogacía es de 5. Nosotros tuvimos la dicha de estudiar 5 años de secundaria y 7 para Abogado, 3 privados orales y Tesis escrita para graduarnos. Se notará la diferencia entre las actuales reglas educacionales del ayer y de hoy. La rebaja a 5 años en la Abogacía fue obra de la rectoría de Fabio Castillo Figueroa, quien reconoció el error de esa medida pero nadie ha tratado de enmendarla: repitamos que la enseñanza es necesaria para los estudiantes que están y los que vienen.

2. Pensamos que cuando se integre la Sala con el resto de la Corte, deben recuperar la calidad de primer Poder del Estado al Judicial. En TV se ha oído y visto que Dn. Moisés Urbina y la Srita. Dinarte han hablado el 29 y 30 de enero de 2018 de que la Asamblea Legislativa es el primer Poder del Estado, error que será perdonado y que no se repita más. La Corte en 1990 publicó mis “Apuntes sobre la Sana Crítica”, y no fue re publicado en 2017; como si ese sistema hubiese sido superado por otro de valoración probatoria. El Dr. Fabio H. Pineda en la presentación del librito dijo que “no había que esperar elogios en un campo tan cerrado”. También el Dr. Arrieta comentó benévolamente el trabajo.

3. El gran Ángel Ossorio y Gallardo desde España nos anunció que el abogado que no ha defendido a sus clientes en los tribunales será todo lo que se quiera menos abogado. Yo seguí ese consejo y el 95 % de mi ejercicio profesional fue abogar en tribunales.

Al Dr. Ernesto Criollo, El Mundo le publicó recientemente opinión sobre el ejercicio de la Abogacía. Por todos, gracias.

A la enseñanza en línea de hoy de “una niña, un niño, una computadora”, yo le agrego “un par de anteojos”.

Si en el camino encontramos discrepantes como dicen en la Madre Patria, “la suerte está echada”.

Lee también

Comentarios

Newsletter