Lo más visto

Más de Opinión

REENCONTREMOS EL RUMBO DE CENTROAMÉRICA

Enlace copiado
REENCONTREMOS EL RUMBO DE CENTROAMÉRICA

REENCONTREMOS EL RUMBO DE CENTROAMÉRICA

REENCONTREMOS EL RUMBO DE CENTROAMÉRICA

REENCONTREMOS EL RUMBO DE CENTROAMÉRICA

Enlace copiado
Analista

Centroamérica tiene una localización geográfica privilegiada. Por el océano Pacífico accede a Asia, gran actor de la economía que con el crecimiento de China puede convertirse en el mayor productor y el mayor mercado de bienes y servicios en el mundo. Su inmediatez con Estados Unidos, la mayor potencia económica y el mayor mercado del mundo, le da la enorme ventaja comparativa imaginable para acceder a ese apetecido mercado, y puede servir a EUA y al NAFTA para despachar desde C. A. a Oriente y a Europa; siempre y cuando Centroamérica pueda convertirse en un hub logístico de comunicación y transporte. Esta situación es ideal, si un alienígena se aproxima a la Tierra, opinaría por la posición geográfica que entre las áreas más desarrolladas, sin duda, está el istmo centroamericano. Que terrible contraste con la realidad, que decepción tremenda, que desperdicio colosal. En vez de una región de 35 millones de habitantes trabajando en la misma línea y plataforma por el desarrollo de su gente, somos seis pequeñas porciones de tierra, sin la masa critica ni el tamaño para ser interesantes a inversionistas globales, ni el tamaño suficiente para tener economías de escala en bienes y servicios.

El único país que en virtud del canal construido por estadounidenses a principios del siglo XX lo es por la aplastante lógica en la reducción del costo de transporte en unos kilómetros del Atlántico al Pacífico, que de los miles de kilómetros que hay dando la vuelta al cabo de Hornos en la Antártica chilena por el estrecho de Drake. Lo construyeron y operaron casi un siglo, lo devolvieron a Panamá al terminar el contrato. Los panameños resultaron grandes administradores y ahora lo ampliaron para admitir barcos Panamax, que lleven casi el doble de contenedores y sigue la lógica de reducción de costos en transporte.

Pregunté a Alberto Alemán expresidente de la Autoridad del Canal de Panamá si la construcción de más vías trasatlánticas, como los canales secos de que se ha hablado tanto en El Salvador-Honduras, desde el golfo de Fonseca en el Pacífico a Puerto Cortés en Honduras en el Atlántico, o Guatemala de Puerto Quetzal a Santo Tomás de Castilla de uno a otro océano serían competencia molesta para en canal de Panamá o muy pequeños para tener éxito, dijo todo lo contrario, en cuanto más comunicación interoceánica ofrezca Centroamérica le irá mejor, se convertirá en un hub más apetecido por el comercio marítimo, que claramente no tiene simpatías ni cariños, va por los costos más bajos. Por eso dijo que comunicar los puertos por ferrocarril, por camión no baja suficiente los costos.

¿Qué nos hace falta para dejar de vivir y pensar como enanos? La pregunta es difícil de responder porque en la inserción de Centroamérica a la independencia de España y de la Capitanía General (Guatemala) se trataron de gestar varios movimientos políticos y algunos militares para unir los territorios. El más notable quizá el encabezado por Gerardo Barrios que murió fusilado por el poder establecido por intentar hacer algo grande de estos paisitos de risa.

Probablemente el fusilamiento de Barrios nos orienta un poco, los políticos de turno se aferran a su poder liliputiense y las mieles del poder, que aunque de un lugar pequeño, seducen mucho, boicotean, impiden la unión aun desde la creación de organismos integracionistas. El Parlamento Centroamericano se convirtió en el exilio dorado de los políticos que se fueron quedando sin trabajo y “se portaron bien”, o peor aún, en el refugio por el fuero del que se hace el funcionario, en refugio de exfuncionarios evitando la justicia.

Por el SICA han desfilado excelentes centroamericanistas, pero no tiene dientes ni fuerza, la casi olvidada ODECA pasó.

¿Qué se necesita para dejar de pensar como provincianos y dar el salto?

Lee también

Comentarios