Rasgos característicos de la ideología de género

Enlace copiado
Enlace copiado

Muchas personas se preguntan qué es lo que caracteriza o define a la ideología de género. Resumir siempre tiene el riesgo de dejar importantes consideraciones o matices por fuera; sin embargo, se podría decir que lo que define a la ideología de género son los siguientes puntos:

1. Primera característica: la exigencia de una igualdad absoluta entre varón y mujer, hasta el extremo de eliminar cualquier aspecto que los identifique como tales, pretendiendo con esto la eliminación en la sociedad de los rasgos de masculinidad o feminidad. La ideología de género niega el fundamento mismo de la diferencia, es decir, la naturaleza humana y el sexo biológico. Por tanto, la “naturaleza sería ‘neutra’: o sea, no se nace hombre o mujer, es únicamente el resultado de un proceso social”.

2. La segunda característica, como consecuencia de lo anterior, en las propuestas de la ideología de género se produce una ruptura entre sexo y género debido a que el género —considerado como una construcción cultural— ya no se entiende vinculado al sexo biológico: sexo-varón/género-masculino y sexo-mujer/género-femenino. Por ello, frente al tradicional modelo de la heterosexualidad, se propone una serie de géneros que devienen de la orientación sexual de la persona: heterosexual, homosexual, lésbico, bisexual, transexual, intersexual, pansexual, cisgénero, etc. (al abrir una cuenta en Facebook se debe escoger entre 50 opciones de identidades sexuales). Se llega a considerar que los seres humanos nacen neutros y posteriormente, en el transcurso de la vida, deciden a qué género desean pertenecer.

3. La tercera característica: al igualitarismo entre varón y mujer se suma la equiparación de la heterosexualidad —estructura antropológica de la persona humana— con la homosexualidad, el lesbianismo, la bisexualidad y la transexualidad, consideradas como orientaciones sexuales que, para la ideología de género, pueden ser libremente asumidas como una “elección” que la persona realiza de acuerdo con sus deseos y preferencias personales. Este rasgo trae como consecuencia que instituciones consideradas como pilares de la sociedad, como el matrimonio (uno con una para siempre) y la familia, cuya característica principal y fundante es la heterosexualidad, se vean desacreditadas y desdibujadas sus propiedades y funciones originales al ser asimiladas a otro tipo de uniones: el llamado matrimonio igualitario, etc. Verdaderamente, una de las razones fundamentales por las que el Estado debe proteger la institución matrimonial es, precisamente, porque se trata del mejor ámbito para que el ser humano llegue al mundo y se desarrolle como persona. Y esto tiene interés social, pertenece al bien común, le interesa al Estado como fundamento de su existencia.

Lo mismo sucede con la figura jurídica de la adopción, dado que, bajo estos argumentos, la aportación del varón con la paternidad y de la mujer con la maternidad en la educación de los hijos quedaría vaciada de significado y se estaría vulnerando el derecho del menor a tener un papá y una mamá.

4. Cuarta característica: llevada al extremo la lucha contra el determinismo biológico, se produce la “liberación” de la mujer de su capacidad biológica para ser madre y de esta manera eliminar una de las características más representativas y específicas del sexo femenino. Para conseguir este objetivo se hace imprescindible el reconocimiento social y jurídico de los denominados “nuevos derechos humanos”, entre los que se encuentran los derechos sexuales y reproductivos. El contenido esencial de estas nuevas exigencias es el derecho a controlar la natalidad. De este modo, los anticonceptivos pasan a ser considerados como la clave para la igualdad, y el aborto se reclama como un derecho humano básico. La llamada “salud reproductiva” consiste en todo lo que se pueda hacer para evitar la reproducción. También se incluyen dentro de los derechos reproductivos las distintas modalidades ofrecidas por las nuevas tecnologías reproductivas.

Lee también

Comentarios

Newsletter