Realidades anticipadas

<p>Van a ser jornadas bravas y muy peleadas las que restan desde hoy hasta el 7 de octubre, día de las elecciones venezolanas, en una carrera que aparece más pareja y en la que se enlentece el empuje reeleccionista y cae el apoyo popular a Hugo Chávez frente al avance de la alternativa democrática que encabeza Henrique Capriles Radonski.</p>
Enlace copiado
Realidades anticipadas

Realidades anticipadas

Enlace copiado
<p>Las sondas más confiables ya son favorables a la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que respalda a Capriles.</p><p> Y mientras la conquista de cada voto se realiza en territorio venezolano, fuera de fronteras se ha intensificado una campaña electoral paralela, no para conseguir votantes, sino para explicar lo que “puede pasar” conocidos los resultados.</p><p>Ya el discurso interno del chavismo y el propio Chávez comenzaron a anticipar su triunfo y a advertir que la oposición, para justificar su fracaso, iba a salir a denunciar un supuesto fraude. Este “pronóstico“ pasó a ser el centro de una campaña fuera de fronteras a cargo de representantes del chavismo “en gira” por varios países.</p><p>Esa realidad anticipada que salió a vender puertas afuera alertó a la oposición que “olió” una estrategia del gobierno de procurar de antemano una especie de “blanqueo” de las elecciones que, indefectiblemente, según los chavistas, tiene que ganar Chávez.</p><p>Los propios hechos muestran cómo el gobierno chavista maneja el poder del Estado a favor de la reelección y, por otro lado, el creciente apoyo popular que ha comenzado a recibir la candidatura de Capriles aumentó la alarma y preocupación de la oposición. La MUD siente que está muy cerca y que puede ganar, y es entonces cuando resuenan más fuertes las palabras del ministro de la Defensa, Henry Rangel Silva, cuando advirtió con dos años de anticipación que, si la oposición ganaba las elecciones, las FFAA no entregarían el poder. Todos tienen presente que mientras el mundo se escandalizaba por los dichos del militar, este fue premiado por Chávez, que lo designó primero como jefe de las FFAA y luego como ministro. Además, nada de lo que ocurre durante la campaña ni la conducta del Gobierno –abuso del poder del Estado, dificultades a los votantes del exterior, no aceptación o puesta de obstáculos a observadores confiables y reconocidos del exterior y sustitución de estos por “invitados” del Gobierno y el chavismo– sirve para aliviar esa inquietud. </p><p> Para lo que sí ha servido es para desentrañar y explicar la “campaña de blanqueo” de Chávez, frente a la cual, las fuerzas de la alternativa democrática también han salido a hacer su campaña fuera de fronteras.</p><p> Su mensaje es parecido, pero muy diferente. Lo que dicen es que las elecciones serán muy parejas y Capriles tiene muchas posibilidades de ganar y que, pese a todas las trabas, abusos y observadores amigos, la MUD tiene cómo controlar las elecciones y esta vez no va a aceptar trampas. Si hay fraude, afirman, se va a denunciar en todo el mundo y en la calle. Por lo que dicen, unos y otros, por lo que anticipan en sus periplos y mensajes mas allá del propio territorio, puede que sea un fin de escrutinio muy peleado y, si así se da, puede que le sigan horas muy difíciles. </p><p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter