Lo más visto

Realidades y apariencias: El diálogo dentro del marco de legalidad

Lo mejor de El Salvador es su gente. Esto es algo tan bueno que se ha transformado en una especie de cliché.
Enlace copiado
Realidades y apariencias: El diálogo dentro del marco de legalidad

Realidades y apariencias: El diálogo dentro del marco de legalidad

Realidades y apariencias: El diálogo dentro del marco de legalidad

Realidades y apariencias: El diálogo dentro del marco de legalidad

Enlace copiado
Todo salvadoreño casi siempre comienza explicando lo increíble del país por medio de historias de lo única que es la población, cómo son de buenas personas, cómo siempre andan risueños, que viven con una increíble esperanza a salir adelante.

Todo a pesar de las dificultades del entorno retratadas en problemas infraestructurales (escuelas dañadas, lugares sin conectividad a servicios básicos de electricidad y agua), la imparable delincuencia y el crimen organizado, que como un cáncer ha invadido las entrañas del país, y sin dejar a un lado la falta de liderazgo en las riendas del país.

Lo peor… me cuesta elegir entre tantos candidatos: (I) la contaminación a los mantos acuíferos, que realmente no ha sido, ni es, una prioridad para el país ya que es un problema que se manifiesta a largo plazo, pero me temo que esto entrará en el espectro político más temprano que tarde; (II) la injusticia social, que se ha manifestado en diferentes vertientes de la sociedad, pero que en resumidas cuentas es parte de la herencia que 14 familias nos dejaron a los millones de salvadoreños porque decidieron en su opulencia transformar al país en una gran finca; (III) la inseguridad, la cual se dimensiona en una escala que hace ver a los ochenta, como un juego de niños…

¿Cuál ha sido el factor común para la prolongación, profundización y proliferación de estos problemas? Los políticos que engañan a poblaciones sedientas de ayuda, cuando en realidad lo que tienen es una agenda escondida de saciar su ambición de poder.

Hemos sido víctimas (y también culpables por la inacción) de permitir que una red de lobos vestidos de ovejas se hagan dueños de las riendas para encaminar al país y al ser pseudo líderes, están direccionando al país a un precipicio sin precedentes.

El ahora diputado y candidato a presidente del Consejo Nacional del partido ARENA (COENA) Ernesto Muyshondt ha justificado la reunión que sostuvo con líderes de pandillas, previo a la segunda vuelta presidencial, indicando que un “diálogo dentro de marco de la legalidad, no solo es válido sino también es necesario para resolver el problema de seguridad”.

Sin embargo, de la revisión detallada del audio publicado publicada el 11 de marzo del 2016 por El Faro, en mi opinión tras escuchar los minutos 18:40-23:00 de la grabación más parece ser una negociación de votos a cambio de una estabilidad por los próximos cinco años que un “diálogo dentro del marco de legalidad”.

“La mujer del César no solo debe ser honesta, sino también aparentarlo” y en política el señor Muyshondt, ha perdido toda credibilidad pues da la apariencia de negociar con vidas humanas, contradice sus posiciones públicas (ejemplo: Publicación de entrevista en Diario1 del 27 de julio del 2015) y refleja un maquiavélico personaje que tiene sed de poder y no de servir.

Señor Muyshondt, con todo respeto, deje de justificar lo injustificable, defender lo indefendible y por dignidad, renuncie a sus cargos y pretensiones políticas para no ser responsable de la mayor fragmentación de ARENA.

Tags:

  • politica
  • pandillas
  • dialogo
  • arena

Lee también

Comentarios