Loading...

Redondelitis aguditis

Está bien construir redondeles, siempre y cuando vengan acompañados de pasos a desnivel. Si no cuentan con el presupuesto para redondel más paso a desnivel, es mejor no ejecutar la obra que dejarla a medias.

Enlace copiado
José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Los salvadoreños padecemos de redondelitis aguditis; entre más tráfico, construimos más redondeles que, en vez de agilizar el tránsito, producen semejantes cuellos de botella. Esta maña, hasta hace poco metropolitana, ahora también en plena ejecución en carreteras intradepartamentales, hacia y desde Santa Ana y Sonsonate. A las autoridades del MOP no les cae la peseta de que entre más redondeles más embudos.

Está bien construir redondeles, siempre y cuando vengan acompañados de pasos a desnivel. Si no cuentan con el presupuesto para redondel más paso a desnivel, es mejor no ejecutar la obra que dejarla a medias. Viajar hacia y desde Santa Ana, a falta de desnivel en el mega redondel, será un dolor de cabeza, pérdida de tiempo y gasto enorme de combustible. Se trata de una autopista, que conecta occidente con la capital y oriente, de mucho tráfico pesado. Culpa del redondel, extrañaremos al payasito que dirigía la incorporación a la autopista. La misma pesadilla viviremos hacia y desde Sonsonate, principal vía que conecta Acajutla con la capital.

Padecimos horrores por la construcción del paso a desnivel del Redondel Masferrerari, y seguimos sufriendo con el cuello de botella, por falta de desnivel, en Luceiro (y por un laboratorio, que se ha tomado el carril derecho, a la altura del palo de hule). En otras palabras, la obra, hasta con ascensores para acceso a las pasarelas peatonales que nunca funcionaron, salió cuete soplado.

Igual sufrimos cuadras de congestionamiento en Santa Elena, culpa de los redondeles en el bulevar Orden de Malta y bulevar Luis Poma. Y seguiremos sufriendo pues el tráfico, a pesar de la gasolina a 4 pesos, sigue in crescendo. Además, ahora que las alcaldías no tienen presupuesto, menos posibilidad de desnivel.

Estudios sobre el uso de redondeles demuestran que el 80 % de los conductores comete uno o más errores al circular en ellos. Desconocemos las leyes, nos ponemos culío, no sabemos quién tiene derecho de vía, lo accedemos en el carril equivocado. Con razón, a cada rato, nos damos en la madre con el carro vecino, lo que complica aún más la maldita trabazón. ¿Se imaginan esto mismo, con tráfico a alta velocidad en los nuevos redondeles hacia y desde Santa Ana y Sonsonate? No tardarán en levantar tremendos túmulos, otros enemigos de la fluida circulación.

Puede que la redondelitis aguditis haya funcionado en el siglo pasado. Pero ya no. Con un parque vehicular cerca del millón y medio, Obras Públicas debe de pararla, a no ser que venga acompañada con pasos a desnivel. La agonía de la trabazón nuestra de cada día hace que muchos busquen solución pasando de bus y carro a moto, pero perico viejo no aprende a dominar, por lo que muchos en el cementerio, prematuramente, van a terminar.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • redondelitis aguditis
  • tráfico
  • paso a desnivel
  • Obras Públicas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines