Lo más visto

Más de Opinión

Reflexiones

Enlace copiado
Carlos Alejandro Varaona

Carlos Alejandro Varaona

Enlace copiado

Cada día muere un amigo, un pariente o un desconocido. Jóvenes, adultos y mayores. Cada día es un regalo de Dios. A veces vivimos como si fuéramos eternos y nos preocupamos por vanidades, por problemas que no son importantes. En vez de apreciar lo que tenemos y el tiempo limitado del que disponemos, nos amargamos por cosas que son baladíes. Pero así es la naturaleza del hombre. Somos egoístas, somos crueles a veces, pero sobre todo pensamos, vivimos y actuamos como si fuéramos a vivir para siempre.

A veces salgo al jardín y al observar lo bello que es la naturaleza, obra de Dios, las flores, los pájaros, los colores, el buen clima, el azul del firmamento y las nubes, siento una paz inmensa. Qué importa si la grama no está bien cortada o se encuentren hojas caídas. Lo que importa es la paz interior, estar bien de salud, tener una familia en que apoyarnos, vivir con amor, contar con amigos, tener trabajo, tener la conciencia tranquila, dormir en paz.

Lo más importante en la vida es ser feliz. El dinero es el premio justo a nuestro trabajo, pero no debe ser la prioridad en la vida. Yo puedo ser feliz en un rancho y un rey puede ser infeliz en un castillo. Como dijo Carlos Slim, un acaudalado hombre de negocios mexicano: "Lo que realmente importa en la vida es: cuántas personas te recuerdan con cariño, cuántas gentes piensan en ti seguido con gratitud, con amor y te toman en cuenta, a cuántas gentes les harás falta y llorarán por ti cuando ya no estés". Ten presente que cuando te mueres, no te llevas nada excepto lo vivido.

Mi vida ha cambiado mucho. Se aprende en la escuela de la vida. Antes era impulsivo, detallista, me preocupaba por todo, discutía sin razón, me amargaba por tonteras, cosas sin importancia. Ya todo eso cambió. Trato de evitar las discusiones estériles, de ganar mis puntos de vista. Realmente a quién le importa si tengo o no tengo razón. Ahora mi perspectiva de la vida es diferente. Y estoy consciente de que cada persona es un mundo, cada ser es diferente y piensa y siente de acuerdo con sus experiencias. A veces se discute por no dar su brazo a torcer.

Lo que reviste importancia para mí en el presente es estar tranquilo, tener paz interior, gozar de salud, trabajar a conciencia, hacer el bien, sin mirar a quien, disfrutar con la familia, los amigos, las comidas, el buen vino y vivir con amor, teniendo siempre a Dios como el centro de mi vida. Vivir cada día con pasión, como si fuera el último. Mientras tengamos calidad de vida, vale la pena aprovechar cada segundo, cada minuto, cada vivencia. Así cuando me llegue el momento de partir, ni siquiera me daré cuenta, estaré muy ocupado disfrutando la vida.

Tags:

  • Dios
  • naturaleza
  • feliz
  • vida
  • paz

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines