Reflexiones sobre el Plan El Salvador Seguro abril 2016

“El sexto eje del Plan ESS debe ser una política de fomento de inversiones para crear empleos, fundamental en todo país. La propuse muchas veces al consejo en pleno, pero ni la Secretaría Técnica ni el Gobierno la incluyeron en las minutas ni el plan. Siempre puede rectificarse”.
Enlace copiado
Reflexiones sobre el Plan El Salvador Seguro abril 2016

Reflexiones sobre el Plan El Salvador Seguro abril 2016

Reflexiones sobre el Plan El Salvador Seguro abril 2016

Reflexiones sobre el Plan El Salvador Seguro abril 2016

Enlace copiado
Siendo la violencia nuestro principal problema, es común que nos pregunten a miembros del Consejo de Seguridad si creemos que está funcionando la estrategia del Gobierno, si es suficiente y adecuada, qué falta por hacer, por qué no se mira claro, si el Gobierno está siguiendo lo contenido en el Plan El Salvador Seguro o no. Algunos preguntan si la violencia tiene remedio o es mejor irse del país, tanto gente que vive en las zonas populares dominadas por pandillas y consideran irse como mojados hasta gente de alto nivel productivo que ellos y sus hijos tienen sólida educación universitaria y posgrados. La fuga de salvadoreños es fuga de talentos y corazones que nos harán falta para enderezar el país cuando arreglemos esta situación, porque estoy seguro de que de una forma u otra lo arreglaremos.

En entrevista con investigadores del PNUD la semana pasada, expresé un punto de vista que propuse en muchas sesiones plenarias del consejo, que uno de los pilares fundamentales para combatir efectivamente la violencia es la creación de empleos y consecuentemente el fomento de las inversiones que los crean, lo cual, siendo parte fundamental de una estrategia integral de los programas exitosos de desmontaje de la violencia en otros países y ciudades, debiera ser uno de los ejes, el sexto del Plan El Salvador Seguro. Fui escuchado aparentemente con atención, pero nunca fue incluido ni en las minutas de las sesiones que tomaba nota la Secretaría Técnica, ni fue asumido por el consejo, ni se plasmó en el documento del plan. Esto no quiere decir que no pueda rectificarse y ser considerado no de una manera cosmética, sino de un compromiso real que el Gobierno esté dispuesto a asumir y hacerlo efectivo.

Para adoptarlo como parte del plan, incompleto sin este componente, es necesario que el Gobierno esté convencido de que quiere hacerlo. Establecido como un eje del plan, sería posible incluirlo y desarrollar con el consenso del consejo las medidas necesarias para fomentar inversión y empleo, que no son muy complicadas, aparecen en todos los manuales y el Gobierno mismo a través del grupo que promueve inversiones lo ha repetido en muchas reuniones y algunos discursos oficiales.

Como dijo el expresidente Toledo de Perú, en conferencia que vino a dar en el país, la economía hay que manejarla con la mano derecha (capitalismo) y la parte social con la mano izquierda (solidaridad, inclusión y eficiencia). El Gobierno actual tiene muchas carencias en funcionarios, desde escala ministerial a mandos intermedios. Algunos con preparación insuficiente y otros con cierto sesgo antiempresa, que no debiera existir, pues estas son las que mueven el aparato productivo. Los funcionarios deben despojarse de ideologías y cumplir con su deber sin poner obstáculos indebidos a las empresas y empresarios éticos y correctos, el crecimiento de los países lo produce una gruesa capa de medianas empresas que se nutren de las empresas grandes a las que proveen bienes o servicios, igual que las muchas de las microempresas, esa cadena de valor que no tiene color político son negocios que generan empleos que tampoco tienen color político, sino véase el enorme porcentaje de empleados simpatizantes del FMLN que laboran en empresas privadas sin que les hayan preguntado su filiación política.

Un problema fundamental más importante es que aunque hay interés en que se dé la inversión, hace falta coordinación general y orientación para trabajar en la misma línea en todo el Gobierno. Muchas instituciones trabajan como islas independientes, no parte de un Gobierno y su política, y hay funcionarios fuertes que imponen arbitrariamente su voluntad contrariando las intenciones manifestadas por el Gobierno, a veces ilegalmente, deteniendo la necesitada inversión y creación de esos empleos que ayuden a combatir la violencia.

Todo tiene solución cuando hay voluntad.

Tags:

  • plan
  • seguridad
  • violencia
  • pnud
  • pandillas
  • migracion

Lee también

Comentarios

Newsletter