Lo más visto

Más de Opinión

Reformas constitucionales

Enlace copiado
Jaime Ramírez Ortega - Consultor legal y de negocios

Jaime Ramírez Ortega - Consultor legal y de negocios

Enlace copiado

Mientras la administración Bukele está siendo señalada de pactar beneficios con las pandillas, con más de 100 documentos oficiales que dicho sea de paso ningún funcionario ha desmentido oficialmente, al mismo tiempo surgen múltiples noticias de funcionarios que han sido denunciados ante la Fiscalía y el Tribunal de Ética Gubernamental, por actos de corrupción, malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y negociaciones ilícitas, entre algunos delitos con que se desfalca a la Hacienda Pública.

En este contexto el presidente Bukele, fiel a su estilo, lanza la cortina de humo: comisiona al vicepresidente Dr. Félix Ulloa para que gestione y proponga un estudio de reforma constitucional, con ello pretende disuadir todo el peso de la corrupción y el supuesto pacto con las pandillas, que pesa sobre las espaldas de este gobierno, que para ser franco a la población se le olvida con facilidad, ya que fue el mismo presidente que llamó mil veces malditos a personas del partido ARENA y el FMLN, por haber sido señalados de pactar con las pandillas.

Pero ahora que es el gobierno del presidente Bukele el que está siendo presuntamente señalado por otorgar beneficios a las pandillas, en la que la red de influencia de estos grupos criminales se ha visto beneficiada con el acceso de comunicación directa tanto de los líderes detenidos con los que están libres, el presidente y sus seguidores no solo callan, sino que tienen la osadía de burlarse y minimizar las noticias, al parecer no toman nada en serio, pero cuando se trata de opositores señalados no solo los dan por culpables sin juicio precio, sino que animan a la población a quemarlos vivos.

De modo que no solo estamos frente a un grupo de funcionarios que son cínicos, sino que además son verdaderos actores de la mentira, saben esconder el pecado de ellos con todo el peso del aparato estatal y usan todo ese poder del Estado para perseguir e intimidar a los opositores que tienen la valentía de desenmascarar todo el lastre de corrupción, como lo dijo en una ocasión Ramón María Del Valle-Inclán: “En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo”.

Al parecer la característica que deben tener algunos funcionarios de la administración Bukele es que sean sinvergüenzas y cínicos, claro, no todos, dado que hay funcionarios honestos y con grandes cualidades, como la ministra de Educación y su equipo de trabajo, por mencionar algunos. Digo lo anterior porque el proponer una reforma a la Constitución no solo es una falacia, que busca desviar la atención de la población, sino que desde cualquier punto de vista que se vea, no es procedente, porque el presidente no tiene esa facultad.

Y segundo, esta iniciativa debe proponerse por un número no menor de 10 diputados, aprobarse el proyecto de reforma por esta Asamblea con 43 votos y ratificarse por la siguiente Asamblea con mayoría calificada, lo cual es imposible. De manera que estamos frente a una falacia, que únicamente busca obtener rédito político de cara a las elecciones de 2021, pero que también allana el camino al totalitarismo donde pretenden trastocar la Constitución a sabiendas que su texto no abre el camino a una constituyente que modifique el sistema de gobierno.

Que es democrático, republicano y representativo, es decir, no permite la reelección presidencial de forma continua, ni la concentración del poder en un solo Órgano de Estado, por lo tanto, una reforma de esta naturaleza no es posible por la vía derivada, únicamente se puede lograr a través de un poder originario o sea un golpe de Estado, como el que se propició el 9F. Estemos alertas para defender la República.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines