Lo más visto

Más de Opinión

Reformas electorales no son neutrales

La formulación del derecho electoral es la más controvertida en el mundo jurídico al regular las elecciones de los órganos del Estado. Parte de esas normas conforman el sistema electoral, mecanismo donde “el elector manifiesta por medio del voto el partido o el candidato de su preferencia, y según el cual esos votos se convierten en escaños” (Dieter Nohlen).
Enlace copiado
Reformas electorales no son neutrales

Reformas electorales no son neutrales

Reformas electorales no son neutrales

Reformas electorales no son neutrales

Enlace copiado
Muy elemental: el sistema electoral determina la representación política. Teniendo presente esa finalidad primordial en la democracia, es entendible la intranquilidad de los partidos políticos ante cualquiera modificación de sus elementos.

La Ciencia Política identifica –en cuanto a su impacto– cuatro dimensiones importantes del sistema electoral: a) fórmula electoral; b) magnitud de las circunscripciones; c) barreras electorales; y d) el tamaño de la Asamblea Legislativa. Pero son b) y d) las que mayor impacto producen al sistema de partidos y a la desproporcionalidad de la representación. Inciden hacia un multipartidismo o bipartidismo, o a tener diputados sobrerrepresentados o subrepresentados. No son propuestas neutrales o sin consecuencia.

Precisamente las reformas propuestas por IEJES, Democracia Limpia y MIRE, para las elecciones legislativas, se dirigen a cambiar las catorce circunscripciones departamentales por cuatro zonas territoriales; y los ochenta y cuatro diputados propietarios por cincuenta diputados propietarios y veinte suplentes. Por lo tanto, consecuencias habrá. El fundamento esgrimido es la violación al artículo 79 Cn., ya que el actual sistema electoral “no toma como base a la población”, y se “atenta contra el principio de la igualdad del voto” (su valor).

Una reflexión ligera nos conduciría a pensar en diferentes efectos. El vigente artículo 13 del Código Electoral contiene más del cincuenta por ciento de circunscripciones pequeñas (con 31 diputados), lo cual perjudica a los partidos políticos pequeños. En la propuesta existiría una circunscripción pequeña (con 5 diputados), situación que daría más oportunidad a dichos partidos para tener acceso a más diputados. Sin embargo, la reducción a cincuenta diputados pareciera contrarrestarlo, e impedir un multipartidismo equilibrado, que sería lo ideal para la gobernabilidad. Además, falta más explicación sobre el nuevo estado que se produciría en la igualdad del valor del voto. Ello es complicado, pues también depende de otros factores independientes, como el nivel de participación electoral.

En efecto, es imprescindible que la ciudadanía esté claro de la actual problemática del sistema electoral, y de los objetivos de la propuesta. Podría decirse que las actuales circunscripciones departamentales –por sí mismo– no son el problema, sino la inadecuada asignación de los escaños según la población de esos departamentos. La sentencia de inconstitucionalidad 28/2002 expresa que los sufragantes pueden ser “repartidos en circunscripciones electorales sobre la base de la administración territorial”, pero que “debe existir una relación incontestable entre número de escaños o cargos electivos y ésta (la población)”.

Particularmente celebro la propuesta proveniente de las organizaciones de la sociedad civil, pues en el fondo pretende revelar causas del grado de insatisfacción de la representación política. También me congratula el comportamiento de los diputados Rodolfo Parker, Cristina López y Juan Valiente, por darle iniciativa de ley, constituyendo un ejemplo que reformas a leyes importantes pueden partir “de abajo hacia arriba” (botton-up).

Ahora faltaría que la Asamblea Legislativa promueva un debate amplio entre todos los partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil y funcionarios del TSE, para lograr consensos en un tema esencial para el mejor funcionamiento de la democracia. Y aunque es comprensible que algunos dirigentes de los partidos políticos manifiesten cierta preocupación, no es aceptable ofender a los autores de un trabajo cívico y responsable. Estamos a veinticinco años de los Acuerdos de Paz.

Tags:

  • elecciones
  • derecho electoral
  • democracia
  • circunscripciones

Lee también

Comentarios