Relaciones entre El Salvador y EUA (III)

La Conferencia culminó con la firma del Tratado General de Paz y Amistad el 20 diciembre de 1907, creándose la Corte de Justicia Centroamericana, primer tribunal internacional permanente en el mundo. La creación del Tribunal fue idea propia de los centroamericanos, no propuesta de EUA ni de México.

Enlace copiado
José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

José Enrique Argumedo - Exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de la CSJ

Enlace copiado

5- El 28 de agosto de 1907 los presidentes de EUA y México invitaron a los gobiernos centroamericanos para reunirse en Washington y encontrar una fórmula para evitar las continuas guerras entre estos países. Se aceptó la propuesta y ya el 11 de septiembre se dio la primera reunión preparatoria con los embajadores acreditados en EUA. El 14 de noviembre se inauguró la Conferencia por parte del secretario de Estado de EUA Elihu Root, con los plenipotenciarios de los países de Centro América y un representante de cada uno de los países invitantes "para que presten sus buenos e imparciales oficios" como reza un documento elaborado al efecto. La Conferencia culminó con la firma del Tratado General de Paz y Amistad el 20 diciembre de 1907, creándose la Corte de Justicia Centroamericana, primer tribunal internacional permanente en el mundo. La creación del Tribunal fue idea propia de los centroamericanos, no propuesta de EUA ni de México. El Tratado fue recibido con beneplácito por muchos sectores, pero también se alzaron voces en contra por haberse realizado con el aliento de "los imperialistas". Para El Salvador fue positivo puesto que se había involucrado en los comienzos del siglo XX en 2 guerras, una contra Guatemala y otra unido con Nicaragua contra Honduras; y antes del Tratado ya se veían nubarrones de una posible guerra, esta vez Honduras y Nicaragua aliadas contra El Salvador, la cual se evitó.

6- El presidente de Nicaragua Adolfo Díaz, ante una rebelión de los liberales en 1912, pide la ayuda de EUA para defender su gobierno, llegando entonces los infantes de marina; se quedaron hasta 1925, pero regresaron pronto –he ahí la lucha de Sandino– y se retiraron definitivamente en 1933. El efecto de esto fue una repulsa continental contra esa acción. El presidente Manuel Enrique Araujo había sido pro estadounidense, recibió amistosamente al secretario de Estado P. Knox, pero ante el empuje popular contra la invasión, tuvo un cambio. Llegó una manifestación a Casa Presidencial, la recibió y habló a los manifestantes. Mostró el Dr. Araujo su desacuerdo por la presencia militar en Nicaragua por medio de carta al presidente Taft. Posteriormente por medio de su canciller el Dr. Manuel Castro Ramírez envió una nota a la Corte Centroamericana expresando en lo esencial que la solicitud de Nicaragua del envío de fuerzas navales de EUA "es un hecho insólito que la coloca en una situación anormal"; "que al amparo del Tratado de Paz de 1907 flota un espíritu de elevado republicanismo" preguntando "¿si la presencia de fuerzas extrañas no es contraria a la estabilidad y prestigio que debe rodear a todo gobierno y si el orden constitucional de Nicaragua se ha alterado?" Dejó constancia el canciller que no presentaba una demanda, pero "mi gobierno juzga que ha llegado el momento que el Tribunal de Justicia cuya organización mereció elogios mundiales dicte su opinión doctrinal sobre determinar qué deberes o facultades conceden los Tratados de Washington a los Honorables Gobiernos que asistieron por mera solemnidad (alude a Estados Unidos) a las deliberaciones de la Conferencia". Concluyó Castro Ramírez, que si la Corte se considerara no competente para emitir opinión "queda al menos constancia que El Salvador, durante la Administración del señor presidente doctor Araujo, señaló serenamente el estado anormal creado con motivo de la guerra intestina de Nicaragua". La historia muestra cómo el gobierno salvadoreño tuvo momentos de discrepancia con el de EUA, pero con altura académica.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines