¿Renovación de caras o caras de la renovación?

El COENA recibió 239 precandidaturas a diputados. Las precandidaturas a diputados por parte del FMLN fueron, según la dirigencia del partido, elegidas “por consenso”.
Enlace copiado
¿Renovación de caras o caras de la renovación?

¿Renovación de caras o caras de la renovación?

¿Renovación de caras o caras de la renovación?

¿Renovación de caras o caras de la renovación?

Enlace copiado
Es de preguntarse si estos precandidatos hacen parte de un trabajo colectivo de renovación política y programática o si solo representan una renovación de caras.

El presidente del partido ARENA expresó el domingo 28 de mayo, durante la entrega de las precandidaturas, lo siguiente: “Nuestro verdadero enemigo es la pobreza, la miseria y toda esa falta de dignidad que tienen que enfrentar los salvadoreños. Tenemos una gran oportunidad y está en nuestras manos corregir el rumbo de nuestra patria”.

Desde la firma de los acuerdos de paz, han prevalecido los intereses privados/partidistas y las maniobras improductivas de descalificación que solamente nos han dividido y no nos han permitido avanzar. Ha faltado rumbo, visión de país y una estrategia que convierta las necesarias reformas estructurales en el motor que nuestro país requiere para crecer a tasas más elevadas.

Corregir el rumbo o más bien que exista verdaderamente un rumbo no puede convertirse en una realidad únicamente mediante una renovación de algunas caras. A menos que esta renovación de caras forme parte de una verdadera renovación política y programática.

Si queremos entrever un mayor desarrollo económico y social, necesitamos apuestas estratégicas consensuadas por todos los partidos políticos y de largo plazo. Si queremos menos pobreza y una vida más digna para la mayoría, necesitamos recursos y una ruta que garantice educación y salud de calidad, empleo digno, justicia y paz.

Nos hemos acostumbrado tanto a la polarización paralizante que no nos sorprende que no se ratifiquen los necesarios acuerdos y no se garanticen los suficientes recursos para que el país a futuro sea un país seguro, educado y en paz.

Nos hemos acostumbrado tanto a la prepotencia, la necedad y el cinismo de los que detentan el poder político y económico del país, que no nos indigna que todo siga igual o peor.

Nos hemos acostumbrado tanto a creer que todo se va a solucionar como por arte de magia en las próximas elecciones, que no nos cuestionamos sobre la improbabilidad de que exista la varita mágica transformadora.

Precisa un verdadero diálogo para un proyecto de país junto con los partidos políticos, los gobiernos locales, los empresarios, las universidades y las organizaciones sociales. Principalmente de cara a la agravada crisis fiscal, a la probable no extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para más de 190,000 salvadoreños radicados en Estados Unidos, a la deportación cada día más intensa de compatriotas y a la disminución anunciada de los fondos de cooperación norteamericanos.

El verdadero enemigo de El Salvador es su clase política con su falta de apertura, de tolerancia, de vocación, su conservadurismo, su descalificación automática, sus incesantes recriminaciones, su lealtad a los partidos y no al pueblo, su incapacidad de llegar a propuestas consensuadas para sacar adelante al país.

La renovación no puede limitarse a una renovación de caras, tiene que ser una renovación política y programática. La oportunidad se presenta, la ciudadanía la reclama y el país la necesita...
 

Tags:

  • ARENA
  • FMLN
  • precandidaturas
  • renovacion
  • elecciones
  • polarizacion

Lee también

Comentarios

Newsletter