Lo más visto

Réquiem por don Alfonso Salazar

Hace algunos días se nos informó, por parte de los responsables de este espacio de opinión, que don Alfonso Salazar, encargado de esta sección por muchos años, había fallecido.
Enlace copiado
Réquiem por don Alfonso Salazar

Réquiem por don Alfonso Salazar

Réquiem por don Alfonso Salazar

Réquiem por don Alfonso Salazar

Enlace copiado
Estoy seguro que la pérdida de don Alfonso dejará un vacío difícil de llenar en el periódico, pero su ausencia afectará mucho más a las personas que colaboramos con él en esta propuesta periodística, ni comparable con el dejado a sus familiares y amigos cercanos.

Yo tuve la oportunidad de hablar con él en un par de ocasiones y mi impresión cuando lo conocí fue muy grata porque siendo una persona mayor tenía una agilidad analítica envidiable y una calidez humana excepcional.

Él me comentó que se sentía afortunado de continuar trabajando a su edad, porque le apasionaba la labor que desempeñaba y me expresó sentirse agradecido con LA PRENSA GRÁFICA por permitirle continuar apoyándolos en la conducción de este segmento.

Don Alfonso facilitaba el debate de ideas al permitir escribir artículos sin censurar su contenido, aunque cuidaba que estos no resultaran ofensivos o carentes de fundamentos, evitando la publicación de líbelos disfrazados de opiniones intelectuales.

Su trato invitaba a pulir el género del ensayo corto, fijándonos extensiones reducidas –600 palabras– para desarrollar alguna temática de interés personal, procurando que tuviera algún contexto que ubicara al lector sobre la problemática analizada, para luego expresar nuestras opiniones sobre la misma, intentando que la narrativa contuviera propuestas o dejara enseñanzas prácticas.

He tenido la oportunidad de leer algunos correos de otros colaboradores y columnistas de esta sección, relacionados todos ellos con el deceso de don Alfonso; de ahí deduzco que compartíamos la misma estimación y respeto por él.

Este insigne caballero formó parte del entorno relevante para muchos de nosotros que compartimos la pasión por escribir, proponiendo ideas para transformar el establishment vigente o renegar de situaciones oprobiosas que requieren de la atención prioritaria de las autoridades.

Las aportaciones que él decidía publicar estaban revestidas de actualidad y abordaban, además, temas polémicos pero sin descalificaciones hacia pensamientos divergentes; él revisaba contribuciones sobre el estado de la educación en El Salvador, la inseguridad ciudadana, visiones económicas sobre el futuro, la gestión pública en nuestro país; qué tema no publicó don Alfonso, pero respetando, como parte del proceso, estilos de redacción diversos, así como la identidad ideológica de sus autores.

Es importante tener presente que esta sección no es un collage de temas, sino que la integración temática de aportes diversos y que, en conjunto, enriquecen discusiones complejas; por ende, supongo que hay que tener mucho cuidado en seleccionar aportes que resulten convergentes para armar cada una de las publicaciones diarias.

Considero que el trabajo de los encargados de estos espacios ha de ser sumamente demandante, no porque tengan que editar las contribuciones –aunque don Alfonso lo hacía en contadas ocasiones y con la autorización de los autores–, sino por el hecho de tratar de encajarlas en una propuesta coherente e interesante para el lector; no ha de ser una tarea fácil, especialmente por la tentación que se tiene, a veces, de querer amoldar escritos de terceros a nuestro propio estilo de redacción y forma de pensar.

En mi caso particular, puedo afirmar categóricamente que aprendí mucho de don Alfonso; siempre valoré su respeto por la diversidad de opiniones y la invitación franca para tratar de incidir en el imaginario colectivo, es decir, por fomentar la democracia a través del debate.

El mejor tributo que puede hacérsele sería continuar colaborando con este espacio de opinión al que tanto profesionalismo, tiempo y sabiduría dedicó.

Tags:

  • alfonso salazar
  • periodista
  • libertad de expresion

Lee también

Comentarios