Lo más visto

Más de Opinión

Retorno de un País al Revés

Un País al Revés, título que utilicé cuando guardaba las esperanzas que a mediano plazo el país se iba a enmendar o que encontraría su rumbo. Pero desde entonces alguien me insistió que este terruño había sido engendrado con defectos de fábrica o ancestrales.
Enlace copiado
Retorno de un País al Revés

Retorno de un País al Revés

Retorno de un País al Revés

Retorno de un País al Revés

Enlace copiado


Con el correr del tiempo esas anormalidades se fueron agravando y la mala distribución del ingreso, el descontento acumulado, las erróneas políticas gubernamentales por varias décadas, dieron paso a metamorfosis malignas: maras, homicidios y otros resentimientos, como la violencia al conducir o segar la vida del prójimo por el simple hecho de que la víctima tomó a préstamo un estacionamiento reservado.

Los defectos de carácter o la personalidad misma se adquieren o se forman en los primeros siete años de vida, dicen expertos psicólogos, y persisten o afloran cada cierto tiempo. La cultura de un país se forma por las costumbres y actitudes de sus ciudadanos. Veamos un ejemplo, entre los cinco países con mejor educación en el mundo se encuentra Finlandia. País con una natalidad de 1.8 por mujer. Los niños empiezan a aprender a leer a los siete años. Antes hay mucho que aprender.

Los padres tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos. “Las familias consideran la educación y la formación con una prioridad propia, dan apoyo total a la escuela, al valor de la educación. A los seis años los niños ingresan a un año de educación preescolar que constituye una transición entre el jardín de infancia y la escuela”. La educación en Finlandia tiene varios objetivos entre los cuales he considerado del caso destacar el llegar a ser personas, lograr una identidad cultural y llevar a cabo una ciudadanía participativa.

He considerado muy ejemplar traer a consideración algunos aspectos de la educación de Finlandia, que es uno de los cinco países con mejor educación en el mundo, para contrastarlo con lo que acontece en El Salvador, país que con tristeza y no con burla lo identifico como un país que evolucionó al revés, precisamente porque hacemos todo lo que hay que hacer para seguir subdesarrollados.

Crecemos productivamente en forma aritmética, pero quizá exagerando un poco, nos multiplicamos en forma geométrica, pero el problema no es la reproducción en sí, sino en muchos casos es la abundancia de madres solteras y la falta de paternidad responsable. Los niños no van precisamente a un jardín de infancia o preescolar, van, con suerte, a una guardería o se vuelven limosneros a temprana edad. Crece la cantidad de niños desnutridos y los nadies (los dueños de nada).

Estas contradicciones me hacen recordar artículos de este servidor titulados: Un País al Revés, inspirados en este país y en el libro de Eduardo Galeano: Patas Arriba La Escuela del Mundo al Revés y en los cuales mencionaba que en este país existe una calle denominaba sexta-décima, un Cerrón Grande, un queso duro blandito, payasos que dan vía y policías que dan risa, entre otras contradicciones. En el pasado inmediato, los funcionarios públicos fiscalizadores son fiscalizados. No se invirtió en educación, se optó por gastar en combate a la violencia.

La corrupción le exige a un país improductivo que demanda billete para consumo. La virtud y la humildad como valores básicos se han esfumado. La deuda pública, la evasión y la elusión fiscal pagan la cuenta de los funcionarios que les agrada viajar. Un país estresado en el presente; en el pasado llamado el país de la sonrisa.

Lee también

Comentarios