Lo más visto

Retorno de un País al Revés (II)

Existen bienes libres con oferta ilimitada y por lo tanto están distribuidos con equidad: uno de ellos, el tiempo, los que no lo consumen productivamente están simulando existir.
Enlace copiado
Retorno de un País al Revés (II)

Retorno de un País al Revés (II)

Retorno de un País al Revés (II)

Retorno de un País al Revés (II)

Enlace copiado
A mi edad, tengo afán de dejar legado y ser útil. Me gusta emplearlo opinando, con la fe de cambiar en algo un país al revés. El orden en que expongo las ideas talvez no sea ideal, brotaron y fueron escritas, a semejanza de catarsis sin orden preconcebido: al revés.

Un país que conmemora su independencia, siendo en extremo dependiente. Ciudadanos que sin ser masoquistas hacen mofa de los padecimientos del país. Ingeniosos para engañar al prójimo de tal forma que al robo le dicen cachería. Vivientes algunos, porque no les han dicho que están muertos.

Este es un país en el cual los fines de semana es un culto a la muerte, la Semana Santa es zángana, cuando preguntas: ¿cómo estás?, te contestan más o menos, jugamos mejor el fútbol descalzos, que con zapatos, en el de grama, jugamos bien, pero perdemos. Muchos viajan para no volver. Se reparte pobreza. Exportamos pocos bienes y servicios, exportamos mucha gente. Las necesidades básicas no son las que se cubren. Hace poco en la Juan Pablo me hicieron señal de parar con el semáforo en verde y me hicieron señal de continuar con el semáforo en rojo.

Inacción en las actividades fundamentales de la vida nacional, un país en que muchos quehaceres son indecentes, empezando por la falta de trabajo decente, se prefiere la violencia a la educación, país cuyos resultados equivalen a un beneficio neto para un pequeño grupo, no hay rebalse para la inmensa mayoría. Quien no está preso del miedo, está atrapado en la necesidad, unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

Un país que se levantó tarde cuando se repartieron las tierras y hoy en día se habla de retroceso con la esperanza de empezar a hablar de estancamiento, puesto que todo es posible en el país en el cual los vientos de octubre aparecen en noviembre, al igual que las piscuchas. Puedes prescindir de una cama, no así de un celular, si se registra un incremento del ingreso global la pobreza aumenta.

Las deudas no preocupan a los deudores, le quitan el sueño a los acreedores. La deuda no auxilia, ahoga. Un sector comercial interno dependiente más de las remuneraciones que se reciben en el exterior y menos de las que se reciben internamente. Los políticos prometen cambios y lo que cambian es de opinión y cuando se trata de mejorar sistemas los complican, porque no sabemos si vamos o venimos. O como dice Eduardo Galeano, “el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies”.

El Salvador decidió pertenecer al mundo de los que caminan al revés, nunca se implementó una estrategia de sustitución de importaciones, tampoco la de fomento de exportaciones, mucho menos la de creación de tecnología propia: la deuda país ya sobrepasó la mitad de su ingreso; la tendrán que pagar los que todavía no han nacido.

Volviendo a Galeano: “Armaos los uno a los otros hoy por hoy, en el manicomio de las calles, cualquiera puede morir de bala. El que ha nacido para morir de hambre y también el que ha nacido para morir de indigestión”.

Tags:

  • bienes
  • equidad
  • exportaciones
  • tecnologia

Lee también

Comentarios