Revertir la dolarización: un costo altísimo

...¿Estaría dispuesto a arriesgarse a perder su casa, vehículo, ver reducida la capacidad adquisitiva de su salario o pensión y tener mayor dificultad para encontrar empleo? Si su respuesta es no, entonces exija que nos mantengamos dolarizados.
Enlace copiado
Revertir la dolarización: un costo altísimo

Revertir la dolarización: un costo altísimo

Enlace copiado
En el artículo anterior demostré que “la dolarización cumplió con sus objetivos”, algo también respaldado por estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de investigadores no ideologizados. Como los líderes del FMLN plantean revertir la dolarización, debemos mostrar lo que sucedería si esto se realizara. Recientemente, el BCR invitó a Eduardo Levy Yeyati, exfuncionario del FMI y del Banco Mundial, quien manifestó: “Hay cierta irreversibilidad” en la dolarización, porque “la salida es sumamente costosa (tanto) que ningún político se va a inmolar en esa gesta”. Y según el presidente del BCR, revertir la dolarización traería altísimos costos y sería un “error” hacerlo. <br /><p> ¿Cuáles son los costos?</p><p>&nbsp;</p><p>1. Un fuerte aumento de las tasas de interés por el riesgo de devaluación y mayor inflación. ¿Qué significa esto para una familia con un crédito de vivienda, carro y tarjeta de crédito? Veamos: </p><p> · Crédito hipotecario a 20 años por $65,000, con tasa de interés de 8% (promedio) paga $544 mensual por principal e intereses. Si la tasa sube a 17% por revertir la dolarización, pagaría $954: su pago aumentaría $410 al mes.</p><p> · Crédito por vehículo a 5 años por $7 mil, con tasa de interés de 9% (promedio) paga $145 mensual. Si la tasa sube a 18%, su cuota sería de $178 mensuales: $33 más.</p><p> · Sume: $410 más por su casa, $33 por el carro y unos $27 más por sus tarjetas de crédito (saldo de unos $1,200), sus pagos subirían $470 mensuales. Si su presupuesto está comprometido, vea qué va a dejar de pagar; y si no le alcanza, podría perder su mayor patrimonio familiar: su vivienda.</p><p> Si es empresario, verá su flujo de caja más complicado, porque pagará más en intereses, lo que deberá compensar subiendo el precio de sus productos.</p><p>&nbsp;</p><p>2. El gobierno pedirá a la gente que cambie sus dólares por “nuevos colones”. Racionalmente, la gente sacará la mayor parte de los dólares que pueda de los bancos, para convertir en colones solo una parte. Así, no habrá suficiente circulante. Para estimular el cambio a colones, viene la “devaluación”: más “colones” por un dólar. La mayoría tratará de hacer esto para mantener algo en una moneda fuerte y buscar ganar con la moneda débil.</p><p>&nbsp;</p><p>3. Salarios y pensiones perderán su poder adquisitivo por mayor inflación y devaluación. Como alrededor de 95% de lo que consumimos en El Salvador es “importado”, aunque sea en alguna proporción, si se devalúa 50% (en El Salvador ya se ha devaluado 100% de un día para otro), todo subiría en esta proporción. Seremos más pobres, con los presupuestos familiares en crisis. No alcanzará para pagar los créditos.</p><p>&nbsp;</p><p>4. Si baja el consumo (compra menos con el mismo dinero), la economía no crece y el gobierno recauda menos impuestos, al tiempo que es más caro lo que consume: mayor déficit fiscal. Esto significa más riesgo, lo que causa un alza en la tasa de interés que el gobierno paga por sus préstamos. Más presión sobre el déficit: menos recursos para programas sociales.</p><p>&nbsp;</p><p>5. Si no se le paga a los bancos se produce una crisis bancaria, que se agudiza por la salida de depósitos para mantener los dólares. Se exige a los bancos mayores provisiones por pérdidas y capitalizarse, algo que en medio de una crisis es difícil hacer. Esto frena el crédito y las tasas de interés suben más aún; y si la inflación sube a 50% los intereses serán mayores de este porcentaje. Así, no hay sistema bancario que resista: es el camino a la quiebra. Usted podrá pensar que no es problema que pierdan “los ricos”. Lamentablemente perderán “todos” los depositantes.</p><p>&nbsp;</p><p>6. Además, si quiebran los bancos, lo que signifique esto en dinero (unos 20-30 puntos del PIB) se transforma automáticamente en déficit fiscal, que pagaremos todos los contribuyentes durante 20-30 años.</p><p>&nbsp;</p><p>Esto es para tomar conciencia del daño que puede causar al país una propuesta político-ideológica: empresario, trabajador o desempleado.</p><p> Pregúntese: ¿estaría dispuesto a arriesgarse a perder su casa, vehículo, ver reducida la capacidad adquisitiva de su salario o pensión y tener mayor dificultad para encontrar empleo? Si su respuesta es no, entonces exija que nos mantengamos dolarizados.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter