Revolución en educación

La revolución tecnológica ha llegado finalmente al campo de la educación. El advenimiento de plataformas virtuales en el área educativa ha proporcionado una plétora de beneficios que deben ser manejados de manera eficaz y eficiente, pero más importante: de manera inteligente.
Enlace copiado
Revolución en educación

Revolución en educación

Revolución en educación

Revolución en educación

Enlace copiado
Esta revolución es el resultado de tres factores fundamentales: El tecnológico, el mejor conocimiento de los procesos de aprendizaje del ser humano y el alcance (democratización) que provee. La tecnología y sus plataformas virtuales, el aula virtual, proveen un ámbito administrativo que facilita enormemente la carga administrativa del profesor: exámenes, calificación, administración de tareas, de contenido, seguimiento del progreso del alumno, entre otros.

El Conocimiento del ser humano y sus procesos de aprendizaje, de los cuales hoy día tenemos un mejor entendimiento, desde el constructivismo hasta la instrucción del conocimiento. El alcance, la democratización de la educación que efectivamente reduce si no elimina los factores distancia y tiempo, poniendo a disposición recursos educacionales a importantes segmentos adicionales de la población.

Una buena amiga, catedrática virtual de una universidad salvadoreña, pionera en educación virtual, tiene estudiantes en Nuevo Hampshire, Los Ángeles, Nueva York, salvadoreños todos. Pero bien, la pregunta central que emana de la implementación de estas tecnologías es: ¿Cuál es el papel apropiado del maestro en este nuevo ámbito virtual? Unos dicen que es un facilitador; otros, un guía; otros, que es definidor de contenido; otros, un programador.

Pues bien, nosotros postulamos que estas tecnologías son solo herramientas y que necesitan del “maistro de obra” para obtener el resultado deseado: un serrucho no hace del portador un carpintero; un manual de cómo manejar un automóvil no hace un piloto del lector. Existe un contrato implícito entre alumno y maestro: la obligación del alumno es aprender; la del maestro, enseñar.

Tenemos que diferenciar entre las mecánicas de aprendizaje y las de enseñanza. El aprendizaje es el alumno construyendo su propio conocimiento a través de la acción, un proceso iterativo.

La enseñanza es transmitir conocimiento y formar, es decir, no se trata solo de transmitir conocimientos sino también de transmitir valores, de formar al alumno, de modelarlo como del barro se modela un fino cántaro. El aula virtual demanda aún más la inteligente y dedicada participación del docente, su papel no puede ser pasivo y conformista.

El docente no puede abdicar sus obligaciones de enseñanza a favor de la tecnología, una tecnología que de ser abandonada a sus propios recursos se vuelve impersonal, austera y desmotivante.

Todo tema debe de ser iniciado con un video del profesor en formato de clase magistral; es así como comienzan sus temas las más prestigiosas universidades del norte de Estados Unidos. El contenido: no hay por qué reinventar la rueda, el material publicado por las grandes editoriales, no importa la materia, es de increíble calidad y viene acompañado de toda clase de material multimedia imaginable –tanto en aprendizaje como en enseñanza; el papel del docente está en proveer material adicional que entusiasme al alumno y estar disponible para consultas.

Las herramientas más poderosas del aula virtual son, en nuestra opinión, el foro (aprendizaje) y el chat (enseñanza). El foro provee espacio y tiempo ilimitado, que la clase presencial no puede proveer, para ese constructivo debate entre alumnos; el papel del profesor es mantener y guiar el debate dentro del marco del tema. El chat es en nuestro ámbito la herramienta menos usada, una lástima ya que deja un enorme vacío en la calidad de la educación virtual, en la enseñanza. Los desafíos son enormes y el primer mandamiento es: Virtual o no virtual, sin docentes no hay educación. Dios, Unión, Libertad.

Tags:

  • tecnologia
  • educacion
  • maestro
  • aprendizaje
  • valores

Lee también

Comentarios

Newsletter