Ridiculeces “superiores”...

Los programas de posgrados –Maestrías y Doctorados– son procesos formativos de especialización, los cuales permiten a un profesional que ostenta un grado académico hacerse experto en una determinada área del saber. En la medida que los contenidos curriculares de las materias sean más profundos y especializados el posgraduado será más sofisticado o especialista. Asimismo, en los países más desarrollados observamos algunas características recurrentes en el diseño curricular: a) programas de año y medio de duración; b) alta flexibilidad para incorporar materias más especializadas; c) producción intelectual científica con alto factor de impacto; d) movilidad e internacionalización incluyendo prácticas de campo o empresariales; y e) profesores con doctorado.

Enlace copiado
Ridiculeces “superiores”...

Ridiculeces “superiores”...

Enlace copiado

¿Qué sucede en nuestro medio...? Todo lo contrario; en una misiva de la Dirección Nacional de Educación Superior (DNES-MINED) a las universidades con fecha 31 de agosto de 2017 sobre abordaje curricular de los programas de estudio, entre otras cosas se señalan las siguientes exigencias: I) cumplir con el artículo 60 de la Constitución de la República sobre la obligatoriedad de enseñar historia nacional, civismo, moral, Constitución, derechos humanos y conservación de los recursos materiales. II) El artículo 13 de la Ley General de Educación exige al MINED para que en todo el sistema educativo se estudie historia nacional, la Constitución, formación cívica, moral, derechos humanos, protección ambiental, gestión ecológica, cambio climático y conservación del patrimonio cultural y natural. III) Cumplir el artículo 3 de la Ley de Educación Superior, orientando a desarrollar investigación para enfrentar los efectos del cambio climático y adecuar los planes de estudio de acuerdo con el decreto 715. IV) Disponer planes actualizados (revisión del período de la carrera). V) El artículo 11 del Reglamento General de la Ley de Educación Superior establece que en “todos” los programas académicos se debe incluir: a) Ley de Ética Gubernamental, valores éticos y la responsabilidad de los servidores públicos; b) Idioma español; c) Idioma inglés; d) Informática; e) Educación ambiental; f) Derechos humanos; g) Educación inclusiva; h) Gestión para la reducción del riesgo a desastres; e i) Prevención de la violencia intrafamiliar y de género... Sí, leyó bien. VI) Según el artículo 3 de la Ley de Medioambiente demanda que en todo el sistema educativo formal se incorpore la sensibilidad ambiental y mitigación del cambio climático. VII) La Ley de Equiparación de Oportunidades exige incorporar el enfoque de atención a la diversidad y educación inclusiva en “todas” las carreras universitarias y técnicas. VIII) La Ley Especial para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres exige que el MINED garantice en “todos los programas de grado y posgrado” conocimientos e investigación para la erradicación de la violencia de las mujeres.

Por si fuera poco, la carta concluye que se deben incorporar todos los contenidos en los programas de manera sustantiva y no aislada; que los contenidos sean verificables; y que las temáticas se reflejen en los perfiles formativos.

Finalmente, esta ensalada es producto de modas y compromisos para quedar bien que pasaron por la Asamblea Legislativa; leo la carta de la DNES-MINED una y otra vez, y me pregunto si es un chiste o es verdad lo que solicitan; y me cuestiono sobre la calidad de “todólogos” que debemos formar, haciéndoles perder un valioso tiempo universitario y graduando profesionales cada vez menos competitivos para el mundo laboral.

Lee también

Comentarios

Newsletter