SOS El Salvador

¡Conciudadanos, El Salvador está enviando señales de socorro! El año 2016 inicia con un promedio de un homicidio cada 60 minutos.
Enlace copiado
SOS El Salvador

SOS El Salvador

SOS El Salvador

SOS El Salvador

Enlace copiado
El número de familias disfuncionales crece exponencialmente. La polarización lleva a que el presidente de la República llame “terrorista mediático” al presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada. La reforma del sistema de pensiones es titulada “el robo del siglo”. Los dos principales partidos políticos se desprestigian mutuamente. Decenas de exfuncionarios públicos son investigados por enriquecimiento ilícito. Miles de mujeres son acosadas en el transporte público. Las finanzas públicas están en aprietos y la llamada “clase media” está siendo afectada por la carga tributaria. El 90 % de los ríos está contaminado. La economía no crece lo suficiente para reducir la pobreza. Miles de compatriotas tienen listas sus maletas para emigrar.

El párrafo anterior plantea que El Salvador se asemeja a un barco que va a la deriva. Consecuentemente, es necesario que la ciudadanía reaccione y llame la atención de los tomadores de decisión. Esto es clave porque pareciera que los gobernantes tienen una lectura diferente de la realidad nacional.

Desde una perspectiva ciudadana, la vida política se resume así: (1) una asfixiante polarización ideológica, (2) un interminable forcejeo partidario por el control del aparato estatal, (3) un deshonesto intento de atribuirle la crisis salvadoreña a la lucha entre el bien y el mal, y (4) una creciente brecha entre gobernantes y gobernados. La desconfianza de los gobernados hacia la “clase política” se expresa en frases como las siguientes: “la política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa”, “vota por quien prometa menos, él será el que menos te decepcione”, “la política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación” y “los políticos siempre hacen lo mismo: prometen construir un puente aunque no haya río”.

Estas expresiones indican la conveniencia de construir una ruta democrática para sacar adelante al país. El punto de partida es confiar en la capacidad ciudadana y la sabiduría de los tomadores de decisión. ¿Cómo hacer para que la sociedad tenga más peso en la toma de decisiones? Activando la participación ciudadana a nivel nacional y territorial. También convendría que la sociedad civil organizada y el círculo académico lanzaran una campaña nacional para que todos los sectores ayuden a rescatar El Salvador.

¿Cuáles son los principales pasos para rescatar el país? (1) Conocer objetivamente la realidad nacional. (2) Fortalecer la acción ciudadana. (3) Aumentar la efectividad de la persecución y el castigo del delito. (4) Practicar el diálogo, el respeto y la tolerancia entre el Estado, el mercado y la sociedad. (5) Elaborar transparentemente una agenda nacional para la paz social y el desarrollo sostenible.

¿Cuáles son los principales pasos para que el rescate de El Salvador sea irreversible? (1) Romper el círculo antidemocrático de corrupción, impunidad y criminalidad. (2) Terminar con la forma de gobierno centralista, asistencialista y cortoplacista. (3) Defender el derecho de la libertad de expresión. (4) Ampliar las oportunidades de educación y trabajo a los jóvenes en los catorce departamentos. (5) Desarrollar una estrategia para que los jóvenes asocien su proyecto de vida con el futuro de su país.

Tags:

  • polarizacion
  • terrorista mediatico
  • anep
  • pensiones
  • acoso
  • clase media

Lee también

Comentarios

Newsletter