Lo más visto

¡Saldremos adelante!

Me da confianza la actitud del valiente grupo de jueces que se pronunciaron públicamente acerca de que solamente reconocerán a la genuina Corte Suprema de Justicia presidida por el magistrado Florentín Meléndez.
Enlace copiado
¡Saldremos adelante!

¡Saldremos adelante!

Enlace copiado
<p>[email protected]</p><p>Anima ver al fiscal de la República pronunciarse por el respeto al verdadero estado de derecho al señalar al magistrado don Ovidio Bonilla a que se abstengan de cualquier movimiento que puede llegar a ser ilegal, haciéndolo extensivo a los otros magistrados que le acompañan. En el fondo, ninguno tiene nada personal contra ellos; sencillamente, lo que sucede es que no tienen la investidura legítima correspondiente, ya que el fallo de la Sala de lo Constitucional estableció que serían elegidos por la Asamblea Legislativa de 2012, conformada por la voluntad y preferencia que el pueblo les concedió en las elecciones recién pasadas de diputados, por medio del novedoso voto por rostro.</p><p>La comunidad internacional y diplomática del país está a la expectativa, al igual que los inversores extranjeros y locales, para que la sensatez vuelva al Estado, a los que dirigen al FMLN, PES, GANA, CN y al presidente Funes. Estoy segura que saldremos adelante porque mucha gente está orando a Dios para que ilumine a los dirigentes sociales, empresariales y políticos de El Salvador y para que la ciudadanía se haga sentir cada vez más. La oración mueve montañas, como en el tiempo de la guerra fría, en la cual el papa Juan Pablo II contribuyó al cambio verdadero en los países sometidos a dictaduras con ideas revolucionarias, en las cuales se destrozaba la libertad y el sentido emprendedor de sus sociedades. Fue la oración la única que pudo promover “el diálogo con los pueblos (depositarios del patrimonio cultural) y con las naciones (que garantizan la identidad nacional) por encima del diálogo con los estados y los gobiernos” (Del libro: “Mi vida con Karol”).</p><p>Es humano pensar en el futuro, especialmente en el de nuestros hijos. Soñamos con que ellos puedan tener una buena educación y se desarrollen en un ambiente enriquecido de valores. Los acontecimientos de confusión ocasionados por la desobediencia de los diputados del FMLN, GANA, PES y CN están generando miedos a tal grado que la gente e inversionistas consideran como opción irse para otro lugar donde se pueda conseguir un mejor trabajo, negocio o una mejor calidad de vida.</p><p>Si está pensando en irse, llevarse su dinero o en dejar de invertir... le podría decir que es natural y comprensible que se le ocurra. Pero le pido por un instante que reflexione que quizás Dios permite esta circunstancia de sufrimiento para conseguir la unidad nacional y como ocasión para finalmente arrinconar a los pocos dirigentes que no quieren que nuestra democracia avance. La adversidad es una buena escuela de la vida cívica, porque valoramos las cosas que en realidad cuentan: la familia, la vida, la amistad, la solidaridad, el tiempo que compartimos con los que amamos y nos necesitan.</p><p>No desesperemos ni pensemos en irnos... Se necesitará de nuestras manos para levantar los escombros que dejen estos señores cuando se vayan del lugar que usurpan en la Corte Suprema y en la Asamblea Legislativa; si nos vamos ahora que la Patria más nos necesita, los más débiles y más pobres no tendrán lo más preciado: la esperanza.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios