Lo más visto

Salió humo azul y blanco y ganó El Salvador

Después de año y medio de estar discutiendo la reforma de pensiones que el país necesitaba finalmente se logró un acuerdo entre todos los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa y el gobierno del presidente Sánchez Cerén. Todavía hay mucha confusión sobre si lo que se ha aprobado es positivo o no, si es tan solo un parche de 13 o 20 años, de quién ganó y quién perdió, pero yo lo resumiría en que ganó El Salvador y ganamos los salvadoreños. No hay acuerdo político perfecto, pero me parece que lo que salió es muy bueno y envía un mensaje positivo al mundo entero y a los salvadoreños.

Enlace copiado
Enlace copiado

Ayer no solo salió humo blanco en la Asamblea Legislativa, sino ante todo salió humo azul y blanco en el mes de la patria. El país debe poder interiorizar lo positivo que resulta que los cuatro partidos políticos de oposición que tienen 53 diputados en sus filas hayan podido ponerse de acuerdo sobre una propuesta y que lejos de imponer una aritmética legislativa y haber aprobado una reforma con esos votos, hayan preferido consensuar con el partido oficial minoritario (31 diputados) y con el Ejecutivo para lograr una reforma de pensiones de consenso. Pocos pensaban a nivel nacional e internacional que esto era posible y se ha enviado un mensaje de madurez política que hacía mucho tiempo nos debía la clase política salvadoreña.

Hay que felicitar a cada uno de los actores políticos salvadoreños por este acuerdo y particularmente al presidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, por la decisión de él y su junta directiva de buscar los acuerdos por todos los medios y por la creación de la comisión ad-hoc que fue la que finalmente logró sacar el acuerdo en 72 horas. Lo que la comisión de hacienda no logró hacer en más de un año y especialmente en los últimos seis meses, la comisión ad-hoc lo logró en horas. Eso demuestra que lo que se requiere para alcanzar acuerdos es la buena voluntad de todos los actores, un equilibrio y una división de poderes entre los diferentes órganos del Estados, ya que la contribución de la Sala de lo Constitucional con sus resoluciones también fue un elemento clave para motivar el acuerdo.

Los astros se han alineado en El Salvador para que este sea el inicio de algunos acuerdos de nación que se requieren tomar en los próximos días. Debemos aprovechar este ambiente positivo para continuar con el acuerdo fiscal que tanto se ha postergado y que es indispensable que se concluya durante octubre para darle sostenibilidad a las finanzas públicas del país a mediano y largo plazo, controlando adecuadamente la senda de la deuda pública.

También es momento para irnos planteando con seriedad la construcción de un acuerdo de nación de largo plazo para darle certeza tanto a salvadoreños como extranjeros de la dirección que seguirá el país, independientemente del partido que gane en 2019. El país requiere generar confianza para atraer un nivel superior de inversión nacional y extranjera, que nos permita generar más empleos formales bien pagados, más ingresos fiscales sin tener que subir tasas o crear nuevos impuestos y diluir la deuda pública en una economía más grande.

Este acuerdo y la aprobación de los $168 millones en deuda para financiar el déficit de 2017 permiten generar un esperanza que tendremos un presupuesto de 2018 mucho más realista, que incluya todos los ingresos y gastos, que cumpla con la resolución de la Sala de lo Constitucional, que cumpla con la ley de responsabilidad fiscal y que sea la base del acuerdo fiscal de mediano plazo que luego se pueda convertir en un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que eso nos abra las puertas del financiamiento con los organismos multilaterales que prestan al país en condiciones más favorables. Esto también nos permitirá enviar un mensaje positivo a las agencias calificadoras de riesgo y debería establecer condiciones para pasar a una perspectiva positiva, lo cual nos puede llevar en el futuro a mejorar nuestra calificación de riesgo.

Construyamos los consensos en los temas de nación y luego dejemos a los partidos políticos que cada uno se dedique a buscar posicionarse con miras a obtener el resultado electoral que persigue, en las elecciones de 2018 y 2019, pero respetando esos grandes acuerdos que son los que nos pueden dar la estabilidad, sostenibilidad, gobernabilidad y crecimiento que tanto necesitamos. Felicidades, señores diputados de GANA, PCN, PDC, ARENA, FMLN y sigamos por esta senda de acuerdos que es lo que más nos conviene a los salvadoreños.

Lee también

Comentarios