Lo más visto

Más de Opinión

Salvadoreños apasionados por la vida y su derecho

La semana pasada la diputada Lorena Peña presentó un proyecto de ley que busca despenalizar el aborto. Su proyecto apela a la no discriminación de la mujer. Sin embargo, deja de lado la falta de solución integral hacia la mujer y la discriminación hacia la vida del niño que está por nacer.
Enlace copiado
Salvadoreños apasionados por la vida y su derecho

Salvadoreños apasionados por la vida y su derecho

Salvadoreños apasionados por la vida y su derecho

Salvadoreños apasionados por la vida y su derecho

Enlace copiado
En pocas palabras, se teme que esto solo sea un paso para legalizar del todo el aborto en El Salvador. Según está plasmado en la Constitución de la República en el artículo 1, se reconoce a toda persona humana desde el instante de la concepción –y por lo tanto los bebés en gestación y todo ser humano–, tienen derecho a que se respete su vida, integridad y dignidad.

No estamos de acuerdo con la solución planteada por la diputada Peña por las siguientes razones:

Las graves consecuencias físicas y psicológicas que produce un aborto en la mujer son desastrosas. Promueve la cultura del “descarte”, es una violencia tremenda en contra de la mujer y su hijo por nacer.

El bebé muere de una forma inhumana, destrozadora y agonizante: mártir por una culpa que el bebé (él o ella) no cometió.

No es una opción saludable para la mujer; promueve el fracaso colectivo de una sociedad que no provee soluciones íntegras y efectivas que asistan a la mujer en este estado tan crítico y lamentable.

Y si esto ya no fuera demasiado, forma parte de la injusticia en el país al no permitir que el aborto por violación pueda ser juzgado por el violador, supone proteger al violador como si nada ha pasado con la impunidad y en muchos casos de incesto, la propuesta solo ayudaría a que continúe el abuso.

Es evidente que la diputada Peña, con su propuesta, trata de violentar la Constitución, o hacer reformas que son simbólicas de un retroceso de una civilización sana, a favor de los derechos humanos, la paz social y el desarrollo integral.

Como defensora de la vida, planteo las siguientes soluciones: Mejorar la ayuda psicológica para las víctimas de violación y ayudar a lograr una curación plena para que tenga un desarrollo íntegro y completo en la sociedad. Castigo hacia quien cometió el crimen, no la mujer y la víctima del incidente, pero el victimario (quien cometió el crimen). Clases de defensa personal: física, moral y espiritual para víctimas de eventos violentos en sus casas, casas de familiares o en lugares públicos. Estas pueden ser por medio de expertos en centros de capacitación, ONG, centros de gobierno, colegios e universidades y empresa privada. Dar fondos a fundaciones que dan asistencia psicológica para asistir a víctimas de violaciones y facilitar la adopción. Además de la solución obvia, de solventar el problema de violencia en el país en todas las zonas de El Salvador. (Dado las estadísticas, el aborto no baja las estadísticas de violencia, al contrario, las eleva y no soluciona el problema. Además de poner a la madre en contra de su hijo/hija en un acto de violencia).

¡Luchemos por soluciones que sí hacen un mejor El Salvador! Seamos apasionados por la aventura de la vida que nos ofrece infinitas oportunidades de comenzar y recomenzar. Los salvadoreños siempre hemos sido luchadores, tenemos el espíritu de soldados y guerreros, luchemos por la vida con “garra”, entusiasmo, alegría, ¡y amor!

Tags:

  • lorena peña
  • aborto
  • mujer
  • crimen

Lee también

Comentarios