Lo más visto

Más de Opinión

“Salvexit”

Brexit es una abreviatura de dos palabras en inglés: Britain (Gran Bretaña) y Exit (Salida). Brexit significa la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y se convirtió en la palabra más pronunciada al hablar del reciente referéndum. La opción de abandonar la UE obtuvo el 51.9 % de los votos. Al pasar los días y analizar sus efectos económicos e institucionales, numerosos políticos británicos han empezado a cuestionar la conveniencia de dicha disposición.
Enlace copiado
“Salvexit”

“Salvexit”

“Salvexit”

“Salvexit”

Enlace copiado
Este artículo construye una relación con Brexit y la denomina “Salvexit”, con la finalidad de destacar la disparidad de ambos procesos. “Salvexit” es una abreviatura de dos palabras: Salvadorean (Salvadoreños) y Exit (Salida) y significa “Salvadoreños saliendo de su país”. Aquí no hubo consulta popular. El Estado salvadoreño no le puede preguntar a la población si quiere salir o permanecer en su territorio, pero la realidad es que tres de cada diez connacionales han emigrado. “Salvexit” es, entonces, lo opuesto al nacionalismo y proteccionismo que reivindica Brexit. “Salvexit” es una medida más drástica que la británica y expresa la voluntad de millones de cuzcatlecos de abandonar su terruño. En síntesis, “Salvexit” es la estrategia silenciosa (emigrar) que siguen innumerables coterráneos para vivir en paz y progresar.

Hay tres señales que indican que “Salvexit” es una decisión masiva y dominante: (1) miles de compatriotas tienen listas sus maletas para emigrar; (2) numerosos jóvenes están siendo amenazados por el crimen organizado y prefieren buscar mejor suerte en otras latitudes; y (3) un alto porcentaje de conciudadanos está desencantado de los dirigentes políticos y no ven un futuro prometedor en sus localidades. En resumen, un número creciente de padres de familia consideran que “Salvexit” es la mejor estrategia para la seguridad y el bienestar de sus hijos y nietos.

Este contexto nacional y la nueva ola populista internacional generan dos preocupantes escenarios: (1) el surgimiento de un líder negativo (caudillo, dictador o demagogo) y (2) la consolidación del centralismo, el cual niega la localización (descentralización) y fortalece la partidocracia y el presidencialismo. La pregunta es cómo hacer para que los ciudadanos y sus organizaciones le ayuden a los gobernantes a sacar adelante al país por una vía democrática.

¿Cómo hacer para que la ciudadanía influya positiva y significativamente en el poder público? (a) Promover el diálogo entre la sociedad civil y los tomadores de decisión; (b) crear espacios confiables para que los candidatos discutan sus propuestas municipales, legislativas y presidenciales; (c) elaborar una Agenda Ciudadana para tener una interlocución coherente y sistemática con los partidos políticos y sus candidatos; (d) difundir la Agenda Ciudadana en los catorce departamentos para incidir en los planes municipales, legislativos y presidenciales.

Conclusión: los dirigentes partidarios son actores indispensables para frenar el “Salvexit”, pero la polarización y el calendario electoral 2018 y 2019 les imposibilitan liderar la construcción de un Plan de Nación. Consiguientemente, es conveniente que los poderes político y económico propicien un diálogo permanente con la sociedad civil. Una acción conjunta en esa dirección es la suscripción de un pacto fiscal para implementar una política nacional de educación y un proceso de localización que aborde las causas que motivan la masiva emigración. El reto es lograr que los jóvenes asocien su proyecto de vida con el futuro de su país.

Tags:

  • migracion
  • jovenes
  • pandillas
  • violencia
  • crimen organizado

Lee también

Comentarios