Lo más visto

Se acerca el día

Enlace copiado
Enlace copiado

La fecha en que los ciudadanos salvadoreños estamos citados para expresar nuestra voluntad en las urnas para elegir diputados y concejos locales está a la vuelta de la esquina. Las organizaciones partidarias y los respectivos candidatos andan por todas partes, haciéndose ver y oír, con el despliegue de mensajes y de propuestas que es propio del momento. Aquí es oportuno hacerse una pregunta aclaratoria al respecto: ¿Hay alguna novedad importante que se haga notar en la campaña de 2018 que enlaza con la de 2019? Y la respuesta mueve a ser positiva: Sí, hay sobre todo una novedad que va tomando cuerpo cada vez más. Nos referimos al rol de la ciudadanía. En el pasado, dicho rol era prácticamente inexistente, porque los ciudadanos tenían una presencia casi fantasmal, sin reconocer, en ningún sentido, su protagonismo natural dentro del ejercicio de la lógica democrática. Eso es lo que va cambiando de manera patente, lo cual revela que el proceso se está autorreconociendo como debe ser. Hoy, la ciudadanía, organizada o no, se va haciendo sentir de muchas maneras, y eso ya no es reversible. Falta, sin duda, mucho camino por recorrer para que los salvadoreños estemos plenamente cómodos dentro de nuestro proceso en marcha; y entonces cada coyuntura debe servir para abrir perspectivas y para definir horizontes. El próximo domingo 4 de marzo hay que honrar no sólo una obligación legal sino, más que eso, aprovechar una oportunidad proyectiva. Demostremos que nos hallamos en ruta.

Lee también

Comentarios