Lo más visto

Más de Opinión

Se debe alentar el crecimiento económico e ir disminuyendo el déficit fiscal para que el país avance

La clave metodológica es siempre la disciplina, tanto en lo referente a las estrategias como en lo tocante a los comportamientos.

Enlace copiado
La Prensa Gráfica

La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Según previsiones dadas a conocer por el Banco Mundial, la economía salvadoreña crecerá un 2.5% durante 2020, lo cual significaría una leve pero prometedora mejoría, que hay que propiciar en todos los sentidos. Esta percepción de crecimiento coincide con lo anunciado por el Banco Central de Reserva de nuestro país. Pero en esto, como en todo lo que significan proyecciones en perspectiva, las opiniones varían, y así el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) auguran sólo un 2.3% de crecimiento. En todo caso, a lo que se le tendría que poner más empeño es a seguir subiendo en la proyección estadística, porque eso significaría que vamos ganando terreno positivo en clave evolutiva, y no sólo en los números sino sobre todo en los hechos, que son los que rigen el estancamiento o el progreso.

Como se ha comprobado una vez más por la experiencia vivida en nuestro país en los decenios más recientes, cuando la ralentización del crecimiento se instala en un ambiente determinado, salir de dicha tendencia requiere prolongados esfuerzos y una disciplina sostenida; y en contraste, pasar a la desaceleración y a la modorra económica se da con gran facilidad. De esta convicción, producto del mismo desempeño de la realidad, se tendría que partir en todo momento para poder reactivarnos de veras; y la clave metodológica es siempre la disciplina, tanto en lo referente a las estrategias como en lo tocante a los comportamientos. Y a quienes les toca dar el ejemplo principal e insustituible de lo anterior es a los actores gubernamentales, tradicionalmente tan reacios a ello.

Todos los que están encargados de la gestión gubernamental deben asumir dicho encargo dentro de la disciplina que acabamos de subrayar. Y en tal sentido, la labor siempre por hacer tiene que sustentarse en el balance entre lo que ingresa y lo que sale de las arcas estatales. No es justificable bajo ningún concepto que se descuide dicho balance, cualesquiera fueren los argumentos que se esgriman para ello. En otras palabras, hay que potenciar los ingresos y controlar sensatamente los gastos. Esto no es fácil ni cómodo, y con frecuencia exige sacrificios, algo que para los políticos se convierte en una tentación de escape, aunque sea una simple escapatoria que siempre se convierte en círculo vicioso.

Según datos oficiales, el déficit fiscal de 2019 resultó levemente inferior a lo que se esperaba, y esta es una señal que apunta en la buena dirección. Hay que consolidar esa tendencia, integrándola con los esfuerzos para hacer crecer diversificadamente la actividad económica, con las facilidades y los estímulos que sean pertinentes y oportunos conforme a lo que vaya indicando el despliegue de las circunstancias, que ahora cambian con celeridad inusual.

Ahorrar con tenacidad sostenida, gastar con moderación calculada y administrar con creatividad responsable son los tres pilares de una funcionalidad que tenga sinceramente en cuenta tanto el presente como el futuro. Y esto también abona, de manera fundamental, a que haya paz interna sin subterfugios inútiles, prosperidad debidamente compartida y aprovechamiento garantizado de las oportunidades que se nos abren desde todos los ángulos del esquema global, que es el nuevo escenario donde los seres humanos de esta época estamos convocados a encontrarnos.

El fenómeno evolutivo presenta hoy condiciones y características que están marcadas por un doble sello: el de la aceleración de los tiempos y el de la expansión de los espacios humanos. En ambos sentidos hay que desplegar voluntades y desarrollar políticas que concuerden en el fin común: ir construyendo progresivamente un mundo en expansión en un tiempo que se reinventa cada día.

Tags:

  • economía
  • crecimiento
  • disciplina
  • déficit fiscal
  • ahorrar

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines