Lo más visto

Se necesita un pueblo

Escuchar frases comunes como “la unión hace la fuerza” o “si quieres llegar lejos, camina en grupo” es algo trillado, pero, ¿hemos realmente internalizado lo que estas palabras quieren decir?
Enlace copiado
Se necesita un pueblo

Se necesita un pueblo

Se necesita un pueblo

Se necesita un pueblo

Enlace copiado
Hace poco llegó a mis manos un libro muy interesante, el cual confieso no fue su interior lo que me cautivó, sino su título: “It takes a village”, que al español ha sido traducido como “Es labor de todos”. En lo personal, yo prefiero su traducción literal, ya que siento que engloba mejor el mensaje a transmitir en esta ocasión: “Se necesita un pueblo”.

En nuestro país prácticamente todo está polarizado. A lo largo de los años hemos desarrollado una línea de pensamiento muy egoísta en la que si no estás conmigo significa que estás contra mí. Esto sucede, por mencionar algunos, en el fútbol, la religión, nuestros trabajos y como era de esperarse, en la política. El problema es que esa deformación no se ha detenido ahí, sino que se ha convertido en la peor versión de sí misma que es “si no me conviene (o favorece) no me interesa”.

A pesar de los muchos valores y buenas cualidades que tenemos los salvadoreños, el que seamos trabajadores, entregados y luchadores, muchas veces se ve nublado por nuestro egoísmo. Ese egoísmo que culturalmente se transmite de generación en generación y que nos ha cegado a tal punto que no logramos ver la solución a todos nuestros problemas. La hemos tenido siempre frente a nosotros y aun así decidimos ignorarla, no queremos entender que “unidos somos más”. Con esto no me refiero al resultado lógico de reunirse como individuos, que obviamente mientras más seamos, el grupo será más grande; a lo que realmente me refiero es que cuando estamos unidos somos más inteligentes, más fuertes, y más capaces. Esto nos abre a la posibilidad que nuestro potencial de hacer una diferencia sea mayor y que la oportunidad de generar un cambio palpable y sostenible no sea solo un ideal sino que se convierta en una notable mejora de nuestro país.

Se necesita un pueblo, lo necesitamos, nos necesitamos los unos a los otros, y reconocer eso no nos hace débiles sino que nos da la oportunidad de hacer algo que definitivamente le dé la vuelta a la mesa. Así podremos comenzar poco a poco a sacar el verdadero potencial de nuestra gente y de nuestra tierra.

Se necesita un pueblo que esté dispuesto a dejar a un lado las diferencias para poder celebrar las semejanzas, que prefiera ganar un poquito menos para sí mismo con tal de ver a los otros ganando también y que entienda que el progreso es mejor cuando de él somos parte todos. Es nuestra responsabilidad unirnos como pueblo, como nación, para luchar por que se cumplan y respeten los derechos de nuestros hermanos, para demostrar que el ser un país pequeño en tamaño no nos hace pequeños de corazón, pero sobre todo, para demostrarle a los que se han encargado de traer abajo al país que somos más los que buscamos verlo florecer. Hagámoslo, pero hagámoslo juntos.

Lee también

Comentarios