Lo más visto

Más de Opinión

Se negocia presente y futuro

“La negociación debe ser seria y alcanzar acuerdos buenos para el país, no hay más allá. Sabiendo ARENA que los objetivos y estrategia de negociación es diferente, debe ir preparado, ni abrir demasiado las puertas si las cosas van bien, sin cerrarlas totalmente y quedar de villanos si no cede el gobierno”.
Enlace copiado
Se negocia presente y futuro

Se negocia presente y futuro

Se negocia presente y futuro

Se negocia presente y futuro

Enlace copiado
La negociación de los votos de ARENA para evitar el “default” y darle oxígeno al gobierno puede llegar a $1,500 millones, cifra alta, una gran parte para pagar deuda, otra para salarios y funcionamiento del Estado y una mínima porción para inversión. Las crisis son generalmente la acumulación de errores o malos pasos en el tiempo que explotan por no haber sacado vapor a la caldera regularmente. ARENA tiene hoy por primera vez la sartén por el mango, los votos necesarios en la Asamblea para aprobar préstamos, parte esencial de la democracia representativa, el balance de poderes, muy saludable.

ARENA ganó en las urnas tres veces ese derecho de veto, pero la corrupción echó por la borda ese equilibrio que dio el votante, el nefasto transfuguismo dio poder absoluto al gobierno. Probablemente si ese poder de veto se hubiera mantenido, los endeudamientos habrían sido de menor monto, no en la forma excesiva que nos tiene así, de haber seguido la voluntad del pueblo, no estaríamos en la situación calamitosa que estamos.

ARENA debe comprender al entrar a esta negociación, que el pensamiento del FMLN es muy diferente al suyo y sus objetivos también, comprendiendo eso y que probablemente ambos estarán pensando en las próximas elecciones, no descalificar propuestas a priori. Sabiendo que negocian de manera diferente, meten temas, sacan temas, pareciera que han llegado a algún acuerdo y se echan atrás o habiendo ya llegado a acuerdos en la mesa de negociación algún funcionario importante sale dando declaraciones contrarias al acuerdo al que aparentemente se ha llegado, molesta, pero debe entenderse que es una estrategia, identificar lo que es posible y lo que no, sin caer en errores que perjudiquen al país hoy y en el futuro.

La realidad debe ser el punto de partida de cualquier negociación, tratando de que todos los que se sienten en la mesa la comprendan igual. Hay diferentes métodos de llegar a acuerdos, uno de ellos es tratar de identificar los puntos en que puede haber acuerdos sin tanta dificultad, y en la medida en que se van identificando y poniendo por escrito esos puntos, se va viendo un mejor panorama abordar otros temas más complicados y lograr más acuerdos al crear confianza mutua por el cumplimiento de la palabra. Si por el contrario se llega a acuerdos y una de las partes cambia de parecer en algo que parecía acordado y sellado como ha sucedido varias veces en el pasado, provoca desconfianza, reacciones contrarias y lleva seguramente el diálogo a un nivel mayor de dificultad.

El otro método es lo contrario y posiblemente un poco más complicado y es identificar con claridad las diferencias irreconciliables, los puntos de honor los cuales no están dispuestos a ceder, aunque esto es un arma de dos filos puede ser útil si esas diferencias irreconciliables se meten en el congelador y no se sacan de nuevo mientras se trata de negociar acuerdos que lleven la negociación hacia adelante.

Lo importante no es que solo ARENA dé sus votos y abra el grifo para nuevos endeudamientos, sin que este gobierno y los que vengan queden comprometidos por ley a mantener buenas prácticas fiscales, ser eficientes y sobrios en el gasto, recortar el tamaño del Estado, no gastar más de lo que entra y cerrar las puertas en los lugares en que fácilmente hay corrupción.

En un plebiscito fácilmente encontrarían la aprobación popular a disminuir el número de asesores en la Asamblea cortando gasto a más de la mitad, eliminar los gastos superficiales y los lujos en todo el aparato estatal, y un punto en que el FMLN está casi solo es en el de expropiar las pensiones de los cotizantes a las AFP, la negociación es importante, el panorama es complejo pero con buena voluntad tenemos salida.

Lee también

Comentarios