Lo más visto

Más de Opinión

Seamos emprendedores del presente

Los entrepreneurs, como son llamados en Europa, son personas, de toda índole, raza, credo, edad y sexo, que toman la decisión de enfrentar la vida y sus retos, siendo desarrolladores de una idea y transformándola en un negocio.
Enlace copiado
Seamos emprendedores del presente

Seamos emprendedores del presente

Seamos emprendedores del presente

Seamos emprendedores del presente

Enlace copiado
Va más allá de fundar una empresa, generando modelo de liderazgo propio, modelo de negocio innovador, rompiendo esquemas organizacionales tradicionales. Va más allá de crear empleo, pues contagia a otros a animarse y desarrollar su negocio.

Este efecto hace que se geste una cadena de negocios que van propiciando, en el mediano plazo, un polo de desarrollo de un país. Acá en nuestro país, les han dado en llamar emprendedores y se caracterizan, por lo general, por ser personas jóvenes, cuya inquietud y juventud les da la oportunidad de arriesgarse, de tomar el control de sus vidas, para echar andar un negocio.

Ellos trabajan de forma flexible, sin ataduras de jerarquías, co-creando estrategias, viendo a sus colaboradores como un equipo, llevando a cabo reuniones de trabajo sin la formalidad de una empresa tradicional.

Emprenden, bajo una idea, un proyecto que tiene por meta dar un beneficio a las personas o empresas a las cuales les brindarán un producto o servicio.

En El Salvador hay organizaciones que trabajan en favor del emprendimiento, otras instituciones que imparten formación en ser emprendedor. El interés es despertar en la juventud la semilla de ser disruptivos, de ver el prisma de los negocios desde otro ángulo, de pensar diferente, con miras a que se desarrolle en ellos una cultura de ser emprendedor.

Hace falta que se defina el emprendimiento como camino al desarrollo, con normativas aplicables al entorno, sin limitantes vagas, el impulso del sector privado, del gobierno, y un marco de actuación que brinde las herramientas, necesarias y suficientes, para crear un Modelo de Emprendimiento. Uno tal, que comience desde su raíz, la educación, modificando el pensum escolar para introducir áreas vocacionales de emprendimiento, recalando en la creación de una gremial propia cuya agenda sea velar por el crecimiento de la cultura de ser emprendedor, afianzándose en la creación de formas de financiamiento innovadoras, hasta lograr la formalización expedita de los negocios.

Es momento de trabajar en pro de iniciativas de desarrollo, apoyar las aspiraciones y sueños de los jóvenes. Ciertos países propusieron en su momento, siendo pobres, devastados por una guerra histórica, en el caso de Japón y Alemania, y en otro caso, apostar al futuro construyendo su presente, como lo ha sido el milagro de Corea del Sur. Desde su propio entorno, considerando los recursos por obtener, pues todo estaba destruido o incipiente, tuvieron la visión a un futuro de 30 años, de construir, en el presente, el plan de una cultura de convertirse en arquitectos del desarrollo de sus pueblos.

Dispusieron la institucionalidad, recursos, talentos y habilidades, hacia enrumbar el desarrollo, poniendo por delante la productividad en manos de los jóvenes, para que en un par de décadas adelante fueran una economía sostenible y generando un crecimiento que permitiese mejorar su condición actual. Exploraron sus fortalezas y vieron cómo podían cambiar el entorno desde su presente, mediante la tecnificación de procesos productivos, creando productos para sus compatriotas y posteriormente para el mundo entero.

Mediante el desarrollo de emprendedores, estratégicamente distribuidos en clusters, tenemos oportunidad de crear ese presente, transformando la economía y sustentando las bases firmes de crecimiento económico, dentro de un esquema formal. Nuestra economía carece de producción de bienes y enfrenta una población en edad de jubilación, creciendo, que necesitará productos y servicios.

Tags:

  • emprendedores
  • negocios
  • juventud
  • economia

Lee también

Comentarios