Lo más visto

Secando el lavado de dinero

Enlace copiado
Secando el lavado de dinero

Secando el lavado de dinero

Secando el lavado de dinero

Secando el lavado de dinero

Enlace copiado
Al final del mes pasado, apoyé un evento de UNODC (Programa de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), marcando el día contra el lavado de dinero en conjunto con la Fiscalía General de la República, la Corte Suprema de Justicia, Estados Unidos y Canadá.

El Reino Unido apoya estas iniciativas porque, lamentablemente, el lavado de dinero es un problema global complejo. Jurisdicciones individuales no pueden manejar solas y, por ende, necesita una respuesta global coordinada. Esto crea un desafío para las jurisdicciones nacionales; a pesar de contar con fuertes regulaciones contra el lavado de dinero, la aplicación es difícil y para conservar el apoyo público y la credibilidad en las autoridades, los resultados y llevar a criminales ante la justicia son fundamentales.

Los sofisticados esquemas y mecanismos utilizados para lavar los activos procedentes de la gran corrupción usualmente abarcan múltiples bancos, corporaciones y jurisdicciones. La probabilidad que un individuo corrupto retenga el dinero lavado en una sola jurisdicción es rara. Ellos utilizan una gama de servicios profesionales para ocultar y mover los activos procedentes del crimen y la corrupción dentro del sistema financiero global, a menudo ocultando la verdadera fuente de los fondos y sus propietarios.

La respuesta más efectiva a esta amenaza es tener un régimen regulatorio robusto que sea supervisado con eficacia y una fuerte capacidad de aplicación de la ley. Los sectores financieros y bancarios, a través de la aplicación de los reglamentos en contra del lavado de dinero, son la primera línea de defensa contra flujos financieros ilícitos. En años recientes, hemos visto a reguladores financieros tomar medidas contra bancos e instituciones financieras, incluidos los grandes bancos internacionales, quienes han recibido grandes multas por incumplir con reglamentos antilavado de dinero. Esto ha resultado en un cumplimiento más fuerte –que es bueno–, pero los bancos no pueden adoptar simplemente un enfoque burocrático y de llenado de formularios; se requiere llevar a cabo perfiles basados en verdaderos desafíos para combatir el crimen financiero. Instituciones financieras y bancos que se nieguen a participar o compartir información no tienen lugar en el mundo moderno y transparente. Ya no es aceptable utilizar la excusa de la privacidad para ayudar a mantener la corrupción y el lavado de dinero secreto y protegido.

La red se está cerrando, y cada año la cooperación y coordinación entre jurisdicciones, instituciones financieras y autoridades es cada vez más fuerte. Solo el año pasado El Salvador firmó la Convención Multilateral sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal, que es una pequeña parte del marco regulatorio internacional que aumenta la transparencia y desincentiva la evasión o el lavado de dinero.

Puede parecer que el lavado de dinero va en aumento, no obstante; siempre ha estado ahí, pero hoy por primera vez, casos regulares y pruebas de corrupción son de conocimiento público. Sin embargo, no basta con hacer estos casos de conocimiento público, la impunidad percibida continuará y la confianza pública será erosionada si no hay condenas que sigan estas investigaciones.

La amenaza y la realidad de enfrentar la cárcel es necesaria para disminuir la corrupción y lavado de dinero. El Salvador y la Comunidad Global están en el camino correcto, pero a fin de acelerar el proceso necesitamos apoyar con más recursos a las autoridades que investigan la corrupción y el lavado de dinero. Es una nueva línea de trabajo que el público quiere ver triunfar; el público puede y debe demandar que los políticos apoyen una fuente sostenible de fondos institucionales que ayude a los fiscales y tribunales a llevar estos criminales ante la justicia.

Tags:

  • lavado
  • droga
  • reino unido
  • sector financiero
  • corrupcion

Lee también

Comentarios