Lo más visto

Más de Opinión

Sector Público también debe innovar

Enlace copiado
Claudio M. de Rosa

Claudio M. de Rosa

Enlace copiado

Hemos dicho que es fundamental tener un sistema de educación que, en todos sus niveles, forme personas innovadoras, función clave en una sociedad que aspira a progresar con dinamismo. Charles Darwin dijo: "No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio". Entonces, se dice que se requiere preparar personas que innoven e impulsen a las empresas para innovar, de lo contrario desaparecerán en un plazo muy corto.

Pero poco se habla de la necesidad de innovar en el sector público, porque no tiene competencia, no hay riesgo que lo saquen del "mercado". Esto es inaceptable, porque el Estado se mantiene fundamentalmente de los impuestos. Además, tiende a olvidarse que las instituciones públicas están para servir al bienestar y desarrollo de la sociedad, y como dice la Constitución de El Salvador (artículo 1), el "origen y fin de la actividad del Estado... (es) la consecución de la justicia, de la seguridad jurídica y del bien común". Pero esto último se olvida y pareciera que las instituciones estatales son "para la consecución del bien personal".

Entonces, como sociedad, debemos responder a un gran desafío, terminar con esta costumbre perversa, que viene desde que éramos colonia española. Esto requiere reconstruir nuestras instituciones públicas para que sean eficientes en la ejecución de sus mandatos, que tengan funcionarios y trabajadores con las debidas calificaciones y capacidades, para responder con prontitud a las diversas y crecientes demandas de la sociedad y respetar a cabalidad los derechos de la gente. Esto requiere un cambio de cultura en la administración pública, que será fundamental para generar confianza y ver el costo de la institución como una inversión y no como un gasto sin sentido.

Innovar en el sector público significa introducir nuevos métodos y formas de trabajo. Esto que es tan fácil de decir enfrenta una dura realidad: en general, en el sector público no hay competencias ni líderes para crear y aplicar métodos innovadores y al que lo intenta hacer lo critican sin piedad. Esto sucede porque una innovación tiende a poner en riesgo mi "poder" como funcionario, o porque "temo por mi trabajo" como servidor público.

Además, se tiene que la información de las instituciones tiende a considerarse como "propia", lo que dificulta su digitalización, actualización sistemática y lograr interconexiones para compartirla, evitar duplicidades, y dar espacio para que la ciudadanía ejerza contraloría social.

Por otra parte, para la formulación de políticas públicas un Estado innovador debe crear condiciones para incentivar y estimular la participación ciudadana y abrir espacios de diálogo, de modo que la gente sea parte del proceso de toma de decisiones, condición fundamental en una sociedad más democrática. Solo así se podrá construir una agenda de país en los temas de mayor importancia y responder al mandato, aspiraciones e intereses colectivos.

El principal cambio institucional reside en la persona, en el convencimiento y voluntad sobre la necesidad de cambiar, de innovar, y así, contribuir a crear una nueva "cultura institucional", requisito ineludible para tener una transformación exitosa e irreversible en el sector público. Por esto, es necesario crear una entidad nacional de Innovación del Sector Público. Es un gran desafío que puede tomar el nuevo gobierno, para mejorar los servicios públicos.

Tags:

  • educación
  • sector público
  • innovar
  • participación ciudadana
  • toma de decisiones
  • cultura institucional

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines