Lo más visto

Más de Opinión

Según el fallo, así es la reacción

El viernes tuve la oportunidad de escuchar de viva voz a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia explicar el contenido de sus últimas sentencias y los alcances de estas.
Enlace copiado
Según el fallo, así es la reacción

Según el fallo, así es la reacción

Según el fallo, así es la reacción

Según el fallo, así es la reacción

Enlace copiado
El presidente de la sala y del Órgano Judicial, el doctor Armando Pineda Navas, explicó que si bien él no votó en ninguno –no solo porque por motivos ajenos a su voluntad no estuvo presente, sino porque no compartía la opinión de sus colegas– todos cumplieron los requisitos legales. Esto es importante, porque refleja las diferencias entre los magistrados y rechaza los rumores conspirativos al respecto.

Hay fallos que no son bien recibidos. Como cuando el vicepresidente Óscar Ortiz dijo en entrevista con LA PRENSA GRÁFICA que “en El Salvador no hay dioses del Olimpo”, en referencia como algunos llaman a la Sala de lo Constitucional. Al respecto, el magistrado Florentín Meléndez –que, dicho sea de paso, dio una cátedra para explicar jurídica e históricamente el fallo sobre la Ley de Amnistía– dijo que el término es común para referirse en muchos lugares a los tribunales constitucionales (aquí no tenemos esa figura, sino una sala que forma parte de la Corte), en referencia a que son la última palabra, “no recurrible, la puerta de cierre”, como establece la Constitución de la República.

Ante la pregunta de la acusación del secretario general del FMLN, Medardo González, de que el magistrado suplente Eliseo Ortiz había votado para afectar al gobierno, como “revanchismo”, debido a que formó parte del FMLN, el magistrado Rodolfo González, para ilustrar, señaló una práctica muy común entre abogados durante juicios.

Dice que el parentesco de un miembro del jurado con la víctima o el acusado es razón para anular un fallo durante un juicio. El abogado espera cuál es la sentencia para “sacar su as bajo la manga”. Si le favorece, no dice nada. Pero, si lo afecta, lo denuncia.

Eliseo Ortiz votó en las últimas sentencias: para frenar el cobro del 13 % de recargo de la energía eléctrica y para declarar inconstitucionales la Ley de Amnistía y la emisión de $900 millones en bonos. Este último, además, inhabilitó a los 84 diputados suplentes.

Pero, recordó el magistrado González, Eliseo Ortiz también votó en contra de hacer un recuento de los votos en San Salvador en la elección presidencial pasada que terminó con Salvador Sánchez Cerén como gobernante.

En ese momento nadie objetó el origen efemelenista de Eliseo Ortiz en lo que parecía ser un favorecimiento al candidato del que fue su partido. Solo ahora, cuando “afecta”.

En las últimas sentencias, es obvio que el Ejecutivo se metió en terreno del Legislativo con el nuevo impuesto a la energía y que en los bonos hubo un abuso. Lo que sigo sin entender es por qué la sala no advirtió antes de las elecciones a la Asamblea y al TSE de incorporar en la papeleta a estos candidatos.

Lee también

Comentarios