Lo más visto

"Semáforo" para la reapertura

El reto es volver a la "nueva normalidad" de forma gradual y ordenada.

Enlace copiado
Rafael Ernesto Góchez - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Ernesto Góchez - Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La cuarentena obligatoria ha sido justificada y prolongada por la contagiosidad del coronavirus y las limitaciones del sistema de salud pública. Estas razones llevaron a "apagar" la economía cuando solo había casos importados (fase I), o sea cuando aún no había contagio comunitario. Luego creció la transmisión doméstica y entró la fase II. La curva empezó a elevarse hasta llegar a su altura máxima (fase III).

Después de alcanzar el pico (mayor contagio), los casos descenderán durante varias semanas hasta llegar a un mínimo (fase IV). Esto indica que todavía faltan unos meses de pandemia y es importante decírselo a la población.

Reabrir no significa que la pandemia esté superada, por tanto, conviene considerar los siguientes puntos cardinales: (1) es aconsejable iniciar la reactivación luego de haber alcanzado el punto de máximo de contagio, (2) el descenso de casos es lento y sería desafortunado reactivar todos los sectores al mismo tiempo, (3) el riesgo de un rebrote aumenta al incumplirse las medidas sanitarias, y (4) los salvadoreños debemos aprender a coexistir con covid-19 por algún tiempo.

El reto es volver a la "nueva normalidad" de forma gradual y ordenada. Por ello, el GOES debería coordinar con el sector privado y las 262 municipalidades para divulgar y aplicar protocolos de bioseguridad en instituciones, empresas, espacios públicos, poblaciones vulnerables y escuelas.

Varios países utilizan la herramienta del "semáforo" para conducir la reapertura según el nivel de riesgo sanitario. Esta técnica tiene sentido porque el trajín del AMSS (Área Metropolitana de San Salvador) es distinto al de Apaneca, Cacaopera, Jutiapa y otros. La concentración económica y poblacional en el AMSS hace que tenga el mayor número de contagios y sea el lugar donde la pandemia durará más tiempo. Veamos un hipotético "semáforo" de cuatro luces para El Salvador y sus respectivas fechas para el AMSS (integrada por 14 municipios).

Color rojo (nivel máximo de riesgo): reactivar únicamente actividades económicas esenciales en diferentes sectores a partir del 6/junio/2020 y a un 40 % de su capacidad. Espacio público restringido, personas vulnerables seguirían aisladas y labores escolares no serían presenciales.

Color anaranjado (nivel alto de riesgo): reapertura de actividades no esenciales de forma reducida (40 % de su capacidad), iniciando el 29/junio/2020. Se habilitarían espacios públicos a 40 % de su cabida y las personas vulnerables podrían laborar con estrictas medidas sanitarias.

Color amarillo (nivel medio de riesgo): reincorporar plenamente las actividades esenciales y no esenciales a partir del 27/julio/2020, aplicando protocolos de bioseguridad. Se abrirían iglesias, cines y otros de forma reducida. Las personas vulnerables podrían salir con mesura.

Color verde (nivel bajo de riesgo): reiniciar las jornadas escolares presenciales y la vuelta a la "normalidad" de todas las actividades sociales y culturales a partir del 24/agosto/2020, pero siguiendo medidas sanitarias. Se mantendría el cuidado a las personas vulnerables.

Conclusión: el "semáforo" es una guía general para una reapertura gradual y diferenciada. La precisión de las actividades esenciales y fechas de cada color se haría para cada territorio. La mayor complejidad es la participación del sector informal, cuyos miembros viven al día y se encuentran más expuestos al coronavirus. Consiguientemente, habría que informar, orientar y apoyar al sector informal de cada municipio o microrregión para operar en estas condiciones.

Tags:

  • semáforo
  • nueva normalidad
  • cuarentena
  • Área Metropolitana
  • sector informal

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines